David Mendoza: Negociaciones en Democracia

En un mundo en el cual las prácticas democráticas en la toma de decisiones, tanto empresariales como políticas, se han ido imponiendo a lo largo de occidente, la negociación se ha vuelto cada vez más importante. El conflicto es natural en democracia, por esta razón, saber negociar, o al menos, saber a quién llamar cuando se tranca el serrucho y la mera voluntad de resolver no alcanza, es esencial, tanto a nivel empresarial como a nivel político.

¿El conflicto político venezolano es natural?

El conflicto es natural, lo que no es natural son los resultados obtenidos por los negociadores. Han sido muy pobres en el mejor de los casos. Sería interesante incorporar al profesor William Ury para que ayude a destrabar la cosa.  Ya el profesor Ury estuvo ligado a soluciones políticas en Venezuela en el gobierno de Hugo Chávez, por solicitud de Jimmy Carter.

¿Y tiene solución el conflicto político en Venezuela?

Sí. De hecho, ya se están viendo algunos avances importantes para destrabar las negociaciones y avanzar hacia la participación electoral democrática en las elecciones de gobernadores, alcaldes y concejales.

¿El gobierno de EEUU está involucrado en las negociaciones?

No tengas la menor duda. Así mismo, están involucrados los gobiernos de Rusia y Cuba

¿Y el referéndum revocatorio?

Lo sabremos muy pronto. También, sabremos qué pasará con la administración de las filiales de PDVSA en el exterior, así como, con la política de sanciones unilaterales impuestas a Venezuela por parte de EEUU, que agravan la ya urgente situación económica de la población venezolana.

¿Democracia es igual a conflicto y negociación?

El ejercicio de la libertad de personas y grupos, a menudo se topa con el ejercicio de la libertad de otras personas y grupos, por tanto, es natural la fricción que produce tal ejercicio. Ahí entra nuestra capacidad de negociar. Hay que fomentar la negociación como un valor cultural. Se es más culto cuando se está en capacidad de negociar cotidianamente. 

¿Y el “tienen tres días para resolver tal o cual cosa?

Eso es show. Cualquier administrador medianamente decente sabe que los problemas requieren soluciones negociadas. Cuando una orden así, a lo “John Wayne” (actor de películas de vaqueros, estadounidense) se ejecuta, suele ser costosa, ya que se pasan por alto todos los criterios de eficiencia por premiar el logro del objetivo (obvia los costos asociados al cumplimiento del objetivo). El “ultimátum es un recurso, producto de una visión del mundo antidemocrática y de mala gestión administrativa. 

¿Deliberación?

La interminable, agotadora, difícil, ineficiente, conflictiva e incómoda deliberación, es la vía para la solución de problemas en el ámbito de la participación ciudadana, en el ámbito político, en el empresarial y hasta en el familiar, cuando de destrabar y solucionar conflictos se trata. 

¿Willian Ury para las negociaciones políticas en Venezuela?

¡Llámenlo por el amor de Dios!


Puedes comunicarte conmigo a través de: https://termometroeconomico.com o [email protected]