Estas son las claves para entender la crisis migratoria entre Marruecos y España

Se retrata a los migrantes entre Marruecos y el enclave español de Ceuta el 18 de mayo de 2021 en Fnideq. – Al menos 5.000 migrantes, una afluencia sin precedentes en un momento de alta tensión entre Madrid y Rabat, ingresaron a Ceuta el 17 de mayo, un récord para un solo día, dijeron las autoridades españolas. Llegaron al enclave nadando o caminando durante la marea baja desde las playas a pocos kilómetros al sur, algunas con anillas inflables para nadar y botes de goma. (Foto de FADEL SENNA / AFP)

 

La avalancha migratoria de los últimos días en la ciudad de Ceuta tiene una serie de causas inmediatas y otras más profundas. El Gobierno marroquí no ha dado ninguna explicación al respecto, pero ha llamado a consultas a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich, provocando de paso la peor crisis diplomática entre Rabat y Madrid en los últimos veinte años.

Estas son las claves de la crisis:

1. HOSPITALIZACIÓN DE BRAHIM GHALI

El secretario general del Frente Polisario, gravemente enfermo de covid-19, fue admitido en un hospital español de la ciudad de Logroño el pasado mes de abril, lo que fue presentado por el Gobierno español como un gesto “por razones humanitarias”. El Gobierno de Marruecos consideró que esa hospitalización aparentemente con una identidad falsa, más el hecho de no haber sido informado en primer lugar, era un acto inamistoso “premeditado” que no debía ser minimizado, y advirtió de que “extraerían todas las consecuencias”. La presencia de Ghali ha motivado ya una convocatoria del embajador español en Rabat y la emisión de dos comunicados en términos inusualmente duros.

La policía española intenta dispersar a los migrantes en la frontera entre Marruecos y el enclave español de Ceuta el 18 de mayo de 2021 en Fnideq. – Al menos 5.000 migrantes, una afluencia sin precedentes en un momento de alta tensión entre Madrid y Rabat, ingresaron a Ceuta el 17 de mayo, un récord para un solo día, dijeron las autoridades españolas. Llegaron al enclave nadando o caminando durante la marea baja desde las playas a pocos kilómetros al sur, algunas con anillas inflables para nadar y botes de goma. (Foto de FADEL SENNA / AFP)

 

2. DECLARACIÓN DE TRUMP SOBRE EL SÁHARA

Cuando el presidente estadounidense declaró el pasado diciembre, solo unos días antes de dejar su cargo, que su país reconocía la soberanía marroquí en el Sáhara Occidental en un pacto tripartito que incluía el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel, el Gobierno marroquí comenzó a exigir a sus socios europeos que se alineasen con la nueva actitud estadounidense. Los países europeos “deben salir de su zona de confort” que supone refugiarse en la neutralidad que suponen las resoluciones de la ONU, dijo ese mismo diciembre el ministro de Exteriores Naser Burita. Sin embargo, ni España ni los demás países europeos han seguido los pasos de Estados Unidos.

Los soldados españoles montan guardia mientras los migrantes se paran en las rocas frente a la costa del enclave español de Ceuta, el 18 de mayo de 2021. – España aumentó la presión diplomática sobre Rabat cuando su primer ministro voló a Ceuta, prometiendo “restaurar el orden” en el norte. Enclave africano después de que un récord de 8.000 migrantes llegaran a sus playas desde Marruecos. (Foto de Antonio Sempere / AFP)

 

3. RELAJACIÓN DE LA VIGILANCIA POLICIAL EN LAS FRONTERAS DEL NORTE

La llegada de 8.000 emigrantes a Ceuta en solo dos días, un fenómeno nunca vivido en la ciudad española, se debió primero a la relajación de la vigilancia policial en todo el norte de Marruecos. Rabat siempre dice que su dispositivo antimigratorio le supone dedicar 13.000 agentes a las costas o las fronteras españolas; pero Efe pudo comprobar que los agentes desplegados entre Tánger y Ceuta y en la misma frontera ceutí se limitaban a permanecer en sus puestos, sin tratar de frenar el incesante goteo de personas de toda edad y condición que entre el domingo y el martes entraron descontroladamente en la ciudad.

Un miembro de la Cruz Roja observa cómo los soldados españoles chocan con los migrantes en la costa del enclave español de Ceuta, el 18 de mayo de 2021. – España intensificó la presión diplomática sobre Rabat cuando su primer ministro voló a Ceuta, prometiendo “restaurar el orden” en el enclave norteafricano después de que un récord de 8.000 migrantes llegaran a sus playas desde Marruecos. (Foto de Antonio Sempere / AFP)

 

4. UN AÑO INTENSO EN FLUJOS MIGRATORIOS

El pasado 2020 se registró solo en Canarias la entrada irregular de más de 32.000 inmigrantes, a los que se añaden casi 5.000 más en los cuatro primeros meses de 2021. Marruecos accedió en diciembre a aceptar devoluciones pactadas con España de apenas 80 emigrantes por semana, pero este ritmo se interrumpió a mediados de abril, cuando Rabat cerró su tráfico aéreo con toda Europa. España no ha conseguido desde entonces retomar un ritmo regular de devoluciones.

La policía española intenta dispersar a los migrantes en la frontera entre Marruecos y el enclave español de Ceuta el 18 de mayo de 2021 en Fnideq. – Al menos 5.000 migrantes, una afluencia sin precedentes en un momento de alta tensión entre Madrid y Rabat, ingresaron a Ceuta el 17 de mayo, un récord para un solo día, dijeron las autoridades españolas. Llegaron al enclave nadando o caminando durante la marea baja desde las playas a pocos kilómetros al sur, algunas con anillas inflables para nadar y botes de goma. (Foto de FADEL SENNA / AFP)

 

5. UNA AGUDA CRISIS EN LA REGIÓN VECINA DE CEUTA

Marruecos puso fin al contrabando con Ceuta desde octubre de 2019, dejando sin trabajo a alrededor de 9.000 personas que se dedicaban a esta actividad y quedaron de la noche a la mañana sin sustento. Además, el cierre absoluto de la frontera terrestre por la pandemia de la covid-19 dejó luego sin trabajo a los trabajadores transfronterizos (unas 5.000 personas). A lo largo de 2020, esta larga crisis ha supuesto el cierre de más de 600 comercios en la ciudad de Castillejos, vecina de Ceuta, sumida en el desempleo y la pobreza. La mayoría de los emigrantes que los pasados días pasaron a Ceuta procedían de Castillejos y su entorno.

Los migrantes descansan tras nadar hacia la orilla del enclave español de Ceuta el 18 de mayo de 2021. – España ha regresado a Marruecos casi la mitad de los 6.000 migrantes que entraron en su enclave de Ceuta, mientras cientos más intentaban entrar en su otro territorio norteafricano. (Foto de Antonio Sempere / AFP)

 

6. LA PROPIA SITUACIÓN DE CEUTA Y MELILLA

El cierre de la frontera terrestre ha ahogado a las dos plazas españolas, que desde marzo de 2020 han quedado cortadas de su continente y solo tienen como horizonte la Península Ibérica. El Gobierno marroquí no ha dado la menor indicación de cuándo piensa reabrir la frontera. Muchos observadores en Rabat consideran que esa reapertura, cuando se produzca, será sobre bases diferentes. La llegada masiva de 8.000 personas en solo dos días a Ceuta ha mostrado su vulnerabilidad en una situación extrema.

Migrantes marroquíes se reúnen junto a una valla fronteriza en la ciudad norteña de Fnideq en un intento de cruzar la frontera de Marruecos al enclave español de Ceuta, en el norte de África, el 18 de mayo de 2021. – Al menos 5.000 migrantes, una afluencia sin precedentes en un momento de alta tensión. entre Madrid y Rabat, se coló en Ceuta el 17 de mayo, un récord para un solo día, dijeron las autoridades españolas. Llegaron al enclave nadando o caminando durante la marea baja desde las playas a pocos kilómetros al sur, algunas con anillas inflables para nadar y botes de goma. (Foto de FADEL SENNA / AFP)

 

7. LA VISITA DE PEDRO SÁNCHEZ

En 2007, el mero anuncio de una próxima visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla causó un gran enfado en Marruecos, que llamó a consultas a su embajador en Madrid. En esta ocasión, todavía nadie se ha pronunciado oficialmente, pero la visita del presidente del Gobierno Pedro Sánchez en la jornada de ayer a Ceuta y Melilla podría indisponer a Rabat en la misma medida.

EFE