Nuncio papal en México: Debemos ir todos juntos contra el crimen organizado

El Nuncio Apostólico, Franco Coppola embajador del Vaticano en México, habla en una entrevista con Efe, pasado 17 de mayo de 2021, en la Ciudad de México. EFE/Carlos Ramírez

 

 

 

El representante papal en México, Franco Coppola, contó tras su viaje a Aguililla, epicentro del narcotráfico, que vio un “escenario de guerra” y llegó a la conclusión que el Gobierno, la Iglesia y la sociedad deben estar “todos juntos contra el crimen organizado” para resolver la violencia.

“No es una cosa que el Gobierno pueda resolver solo enviando el Ejército, la Guardia Nacional y la policía porque es una llaga social. Es necesario que toda la sociedad pueda poner su contribución para resolver un problema que viene de mucho tiempo atrás”, explicó este miércoles en entrevista con Efe en la sede de la Nunciatura Apostólica en Ciudad de México.

UNA VISITA HISTÓRICA

El nuncio conoció la dura situación de Aguililla, un pueblo en la región de Tierra Caliente de Michoacán (occidente de México), por el relato del arzobispo de Apatzingán, Cristóbal Ascencio, y fotos que le mandaron de decapitaciones y que lo empujaron a visitar la zona.

En un gesto inédito para un nuncio, Coppola, nacido en Maglie (Italia) en 1957, ofreció el 23 de abril una misa y se reunió con 1.000 habitantes en este poblado bloqueado por narcotraficantes.

“Se veían vehículos quemados, el impacto de balas, tiroteos y granadas. Se caminaba en un escenario de guerra”, contó Coppola, impresionado por la “alegría” de la gente por tener un día de “tranquilidad” luego de que el Ejército despejara el pueblo para la visita.

Vestido de riguroso negro, alzacuellos y una cruz plateada colgando, el nuncio admitió que no tuvo miedo porque es “un poco inconsciente”.

“Desde que empecé como sacerdote puse mi vida en manos del Señor”, dijo sonriente y con inconfundible acento italiano.

Su visita habría sido impensable bajo el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), cuando un funcionario le llegó a advertir que “no era conveniente” hablar de violencia “porque alejaba el turismo”.

En cambio, el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, envió en 2018 una carta al papa Francisco “pidiendo que la Iglesia católica se comprometiera a ayudar en la restauración de la paz”, con lo que “hubo un reconocimiento de lo que está pasando”.

A instancias del papa, “preocupado” por la violencia rampante en el segundo país con más católicos del mundo después de Brasil, la Conferencia del Episcopado Mexicano “ya está trabajando” en estrategias para combatir la inseguridad en México, donde cada día se registran alrededor de 100 asesinatos.

“Esto es un trabajo de todos juntos contra el crimen organizado”, dijo Coppola, quien atribuyó la criminalidad a la “profunda desigualdad” en el país.

ENCUBRIMIENTO DE LOS ABUSOS

La patata caliente en la gestión de Coppola, nuncio en México desde julio de 2016, es la larga historia de pederastia en la Iglesia mexicana, donde al menos 271 sacerdotes han sido denunciados por abuso en la última década.

Tal y como denuncian las víctimas, el italiano admitió que hubo dentro de la Iglesia “personas que encubrieron” estos casos y aseguró que “ya hay procesos en curso” en contra de “la red de encubrimiento” que protegió a Marcial Maciel (1920-2008), fundador de los Legionarios de Cristo y acusado de abuso.

Además, dijo que descubrió este tema cuando llegó a México, ya que durante su larga carrera como nuncio en varios países africanos, nunca tuvo “la oportunidad de encontrar ningún caso de este tipo”.

“Es una tragedia terrible de la cual puede ser que no fuéramos conscientes. Cada vez que me encuentro con las víctimas me doy cuenta de cuánto es verdad lo que dijo el papa Francisco de que (el abuso) se trata de un asesinato psicológico”, expresó.

Coppola, vacunado de la covid-19 en el Vaticano tras haber padecido la enfermedad en verano, aseguró que cuando pase la pandemia llegará a México la delegación del papa que debía estudiar el año pasado los casos de abuso infantil.

CONMEMORACIONES Y ELECCIONES

El italiano desconoce si el papa participará en las conmemoraciones de este año por los 500 años de la conquista española y los 200 años de la independencia de México.

“El presidente escribió al papa y el papa es cortés y normalmente responde”, expresó Coppola en un despacho decorado con elegantes sofás y retratos papales.

En estas conmemoraciones, López Obrador quisiera que tanto España como el Vaticano se disculpen por los abusos cometidos contra los indígenas.

“Nos parece que (durante la conquista) hubo muchas más luces que sombras y el presidente me dijo que estaba de acuerdo”, reveló Coppola, quien mantiene una “relación fluida” con López Obrador.

Además de los aniversarios, México vivirá el próximo 6 de junio unas elecciones intermedias consideradas las más grandes de su historia bajo un clima de alta tensión política y violencia electoral.

Coppola dijo que a la Iglesia, que debe mantenerse al margen, no le inquietan los comicios porque no hay ningún partido que “sea evidentemente en contra de la Iglesia” ni ninguno que tenga todos “los valores de la Iglesia”.

“Si hay una recomendación que la Iglesia hace a los mexicanos es que no hay que vender su voto”, concluyó sobre la compra de sufragios, un mal que preocupa también a López Obrador.

EFE