Médicos en Texas investigan sobre la macroglosia, enfermedad que algunos desarrollan luego del Covid-19

Diario NY

 

Aunque tenemos más de un año viviendo con la pandemia del coronavirus, lo cierto es que la investigación acerca de esta enfermedad no cesa pues todos los días van surgiendo nuevos datos o inquietudes sobre la pandemia.

Por: Diario NY

A pesar de que hay algunos rasgos comunes en cuanto a la sintomatología y efectos secundarios sufridos por el COVID-19, lo cierto es que cada ser humano puede reaccionar de forma distinta a la presencia de este virus en el organismo.

Justamente, un grupo de médicos de Houston, Texas, se encuentran estudiando a fondo un extraño efecto secundario que han presentado una decena de pacientes del país tras recuperarse del COVID.

A dicha afección se le conoce como macroglosia y este provoca que las personas sufran un crecimiento de su lengua un tanto descomunal que les impide comer y hablar.

El doctor James Melville de la Facultad de Odontología de UTHealth se ha vuelto especialista en el tema y ya ha practicado varias cirugías a algunos pacientes para tratar de esta manera que recobren el tamaño normal de su lengua.

Medios locales informaron por primera vez acerca de esta afección en otoño pasado; el Dr. Melville indicó que en ese momento tan solo había 2 casos documentados en todo Estados Unidos.

A partir de esa fecha, el Dr. Melville ha escuchado de 7 pacientes más con macroglosia. Los 9 tienen en común que estuvieron intubados y además, 8 son afroamericanos; 2 sufrieron accidentes cerebrovasculares y el resto estuvieron en el hospital antes de desarrollar este extraño padecimiento.

Gracias a su investigación, este médico encontró que estos pacientes sobrevivientes de COVID tenían varias células inflamatorias en la lengua, lo que significa que algo del virus provoca que determinadas personas sean más propensas a dicha enfermedad.

“Creo que tiene mucho que ver con dónde se adhiere el virus y la respuesta inmunitaria del cuerpo”, explicó el Dr. Melville.

Ahora, está realizando un estudio para averiguar si existe un vínculo común en los genes de esos pacientes. Si logran descubrirlo, esperan que también puedan encontrar cómo prevenirla