Vincenzo Agostino no se afeita hace 32 años para pedir justicia por el asesinato de su hijo

Foto archivo: EFE

 

El rostro de Vincenzo Agostino está cubierto por una promesa: una larga barba que juró no afeitarse hasta dar con quienes asesinaron a su hijo policía hace 32 años, un crimen con el sello de la mafia siciliana. “Fue traicionado por hombres corruptos del Estado”, sostuvo.

Por La Nación

“Hice esa promesa sobre el féretro de mi hijo. Entonces algunos no me tomaban en serio, pero aún hoy la mantengo”, recordó desde Palermo en una videollamada, mientras baja la mirada y se pasa la mano por la cara, como sacudiéndose un cansancio que parece perenne.

Agostino acaba de cumplir 84 años y tiene el aspecto de un titán: de mirada severa y piel cetrina, luce una larga barba blanca que no ha recortado en tres décadas, desde que alguien asesinó a su hijo Antonino, policía de 28 años, y su esposa, Ida Castelluccio, embarazada de un mes.

Todo ocurrió el 5 de agosto de 1989, cuando la familia celebraba un cumpleaños en su casa de Villagrazia di Carini y esperaba a la joven pareja, que se había casado solo un mes antes.

Para leer más, ingresa aquí