Conmoción en Utah: Niñas escaparon en el carro de sus padres y se estrellaron contra un camión

El sedán rojo que chocó una niña de 9 años al volante en Utah, el 2 de junio de 2021.WOWT

 

Dos niñas en Utah de 9 y 4 años tomaron el automóvil de sus padres sin permiso y enfilaron hacia la carretera. Tenían en mente unas vacaciones en las playas de California, según informó la policía después. Pero al poco tiempo el viaje estuvo a punto de terminar en una tragedia.

Por Noticias Telemundo 

“Dos niñas se habían llevado el auto de la residencia de sus padres en West Jordan y estaban viajando, creemos, hacia California por alguna razón”, le dijo a la estación KUTV el sargento Sean McCarthy del Departamento de Policía de West Valley.

La niña de 9 años iba al volante, en el auto también viajaba la hermana de 4. Cuando se incorporaban a la autopista secundario cerca de Salt Lake City, su vehículo golpeó a otro de lado y perdieron el control.

Las dos niñas llevaban puesto el cinturón de seguridad.

El conductor de un camión semirremolque que pasaba por el carril opuesto observó la maniobra y pensó que la persona manejando estaba bajo la influencia del alcohol o alguna otra sustancia, según refirió al medio citado.

Las niñas terminaron estrellándose de frente contra el camión.

Por fortuna, se trató de un accidente menor, según las autoridades. Y no hubo lesionados en ninguno de los tres vehículos involucrados.

Las imágenes captadas por la televisora local después del accidente muestran la lámina aplastada del cofre del sedán rojo en el que viajaban las menores.

Los padres seguían durmiendo cuando las autoridades tocaron a la puerta de la casa para notificarles el accidente.

La policía dijo que las niñas habían tomado las llaves del auto y lo habían sacado del garaje de la casa a las 3:00 am, mientras sus padres dormían.

Las pequeñas habían estado hablando sobre “viajar a California para ver a los delfines” desde hacía algún tiempo, pero los padres aseguraron que no había ningún indicio de que planeaban fugarse durante la noche.

Todas las puertas salvo la del sótano donde se guardan los carros estaban cerradas. Y las llaves del auto estaban “en un lugar que normalmente no sería accesible para un niño”, dijo el detective Scott List.

Tampoco hay reportes oficiales o indicios obvios de que los padres hayan sido negligentes con sus hijos en el pasado, aclararon las autoridades.

Los padres pidieron permanecer anónimos por asuntos de privacidad.