Por qué está en riesgo el nuevo plan económico de Biden

Diario NY

La parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough, dictaminó que los demócratas tienen una sola oportunidad para aplicar la regla de Reconciliación este año, lo que significa un golpe a la mayoría en el Senado, liderada por Chuck Schumer (Nueva York).

Por: Diario NY

De este modo, Schumer deberá determinar cómo utiliza esta opción para las prioridades legislativas del presidente Joe Biden, las cuales incluyen el Plan de Empleo Estadounidense de $1.7 billones de dólares y el Plan de Familias Estadounidenses de $1.8 billones.

 

Esto significa que todas las propuestas económicas, que tengan un impacto presupuestal, deberán pasarse a través de esta regla, incluida una posible reforma migratoria, como es la intención demócrata, según adelantó a este diario el representante Raúl Ruiz (California).

De lo contrario, para cada proyecto, los demócratas necesitarán a 10 republicanos de su lado, eso asumiendo que todos en la bancada respalden los planes, ya que los senadores Joe Manchin (West Virginia) y Kyrsten Sinema (Arizona) están reticentes. El fallo fue emitido el viernes, pero fue revelado esta semana, reportó The Hill.

 

La regla fue utilizada por los demócratas para el Plan de Rescate Estadounidense (ARP), el cual se dividió en varios proyectos que integraron la propuesta final y descartaron otras, como el incremento al salario mínimo a $15 dólares a nivel nacional.

La decisión de la parlamentaria surge en medio también de los esfuerzos del presidente Biden por integrar a los republicanos en sus proyectos y asegurar una norma bipartidista, sin ceñirse a la regla de Reconciliación.

 

El miércoles, en una reunión privada con congresistas republicanos, el presidente habría abierto la posibilidad de negociar su plan sobre impuestos, a fin de lograr acuerdo acerca de los proyectos de inversión en infraestructura y los créditos fiscales a familias, reportaron The Washington Post y Reuters.

El mandatario ofreció abandonar sus planes para aumentar las tasas corporativas hasta un 28% y, en cambio, estableció una tasa impositiva mínima del 15% destinada a garantizar que todas las empresas paguen impuestos.

La portavoz Jen Psaki defendió es ruta, en un afán de integrar a los republicanos en una aprobación de los proyectos económicos.

Él personalmente se está inclinando, dispuesto a comprometerse, pasando tiempo con los senadores, demócratas y republicanos, para descubrir cuál es el arte de lo posible”, dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo a CNN. “Lo único que no aceptará es la inacción… Tiene que ser grande y audaz, $1 billón o más”.

 

Los republicanos, liderados en este proyecto por Shelley Moore Capito (West Virginia), enviaron una contraoferta de inversión en infraestructura de menos de un billón de dólares.

 

La Casa Blanca también defiende que las personas que ganan menos de $400,000 dólares anuales no tengan incremento de impuestos.