Filicidas, asesinos seriales y violadores: Los West, un siniestro matrimonio que aterrorizó a Inglaterra

Fred y Rosemary West.

 

 

En noviembre de 1995, Rosemary, a quien se le conocía como Rose, fue sentenciada a pasar el resto de sus días en prisión. Ella y quien fuera su esposo, Fred West, posiblemente se convirtieron en la peor pareja de asesinos seriales de Inglaterra.

Por Infobae

Fred West nació un 29 de septiembre de 1941. Su infancia no fue sencilla, pues había nacido en el seno de una familia pobre dedicada al campo en Bickerton Cottage, Much Marcle, Herefordshire. Fue el segundo de seis hijos. Alguna vez, Fred declaró que su padre abusaba sexualmente de sus hermanas. El incesto era una práctica normal en su familia, y su padre le recomendó hacer lo que quisiera, pero que no lo descubriera nadie.

También, alguna ocasión mencionó que su madre comenzó a abusar de él cuando solo tenía 12 años.

A los 21 años, Fred se reencontró con una exnovia, llamada Catherine Costello, mejor conocida como Rena, nombre que daba a sus clientes cuando se prostituía. Comenzaron una relación amorosa. Ella estaba embarazada de otro hombre, pero eso no le importó a West. Se casaron en noviembre de 1962, dos meses después de su reencuentro y se mudaron a Coatbridge, Lanarkshire. Charmaine Carol, hija de Rena, nació el 22 de febrero de 1963. Ambos aseguraron que habían adoptado a la menor.

 

Fred y Rosemary West con sus hijos.

 

Posteriormente tuvieron otra hija de nombre Anne Marie. En ese tiempo, West trabajó en un camión de helados. Las cosas no resultaron y Rena acabó separando de él, pues se hartó de sus exigencias sexuales y constantes infidelidades. Dejó a cargo de West a sus dos hijas. West inició un romance con la niñera de sus hijas, Anne Mcfail, quien terminó embarazada de él. Pero Fred no quería más hijos, por lo que decidió asesinarla cuando tenía ocho meses de embarazo. Su cuerpo fue encontrado en 1994.

Su matrimonio con Rose Mary

Tras esto, Fred West conoció a Rosemary Letts, mejor conocida como Rosemary, en 1968. Él tenía 27 años, ella 15. Al cumplir 16 se fue a vivir con Fred, y quedó embarazada por primera vez. Posteriormente, ambos se mudaron de residencia a la calle de Midland Road, en Gloucester, en donde cometieron algunos de los peores asesinatos de los que se tenga registro.

En octubre de 1970 nació su primer hija, llamada Heather Anne. RoseMary no era precisamente la mejor madre para la hijastra y la hija de Fred, producto de su anterior matrimonio, pues constantemente les propinaba golpizas. Charmaine, la hija adoptiva de Fred, se negaba a llorar, lo que provocaba furia en la mujer, quien se ensañaba más con la menor.

En 1972 la menor desapareció. Rosemary le dijo a todos que se había ido a Escocia con su madre biológica. Cuando Rena llegó a querer visitar a su hija, no la encontró. West aprovechó el momento para asesinarla y enterrarla en donde había escondido el cuerpo de Anne Mcfail, su primer víctima, no sin antes cortarle los dedos de las manos y los pies.

 

Cuando se conocieron, Fred tenía 27 años, y Rosemary 15.

 

En 1972 West y Rosemary tuvieron a su segunda hija, de nombre Mae. Meses después, Fred obligó a Rose a prostituirse, actividad que ella aceptó sin problema. Por esto, la mujer dio a luz a siete niños en los años siguientes, por lo que de nuevo se mudaron a una casa más amplia.

Fue en la calle 25 Cromwell en donde arrendaron una propiedad, y en la que West construyó un cuarto en el segundo piso, al que llamó la Habitación de Rose, espacio utilizado para que su esposa se prostituyera. La puerta contaba con una mirilla en la que, se dice, Fred veía lo que hacía su esposa.

En esa habitación, Rosemary recibía las visitas de sus clientes, entre los que se encontraba su propio padre, quien tenía relaciones sexuales con ella. Esto lo había hecho desde que era niña. Fred sabía de esto, y estaba de acuerdo.

Para 1972 la pareja conoció a Carolina Roberts, una vecina de 17 años. Constantemente la contrataron como niñera para que cuidara de sus hijos. Le hicieron algunas insinuaciones para que se uniera a su círculo sexual, pero ella se negó. Ante esto, un día que la invitaron a su hogar la drogaron y violaron. Permitieron que se fuera si prometía que volvería a trabajar para ellos.

 

La infancia de Fred West estuvo marcada por la violencia y el abuso.

 

Roberts fue a la policía a contar lo que había sucedido, aunque el caso no avanzó demasiado, pues poco después retiró la denuncia. Los West se declararon culpables pero solo fueron multados con 50 euros.

Roberts sería la primera de muchas más víctimas, entre ellas, sus propias hijas. En 1973, la parejo llevó a su hija Anne Mary, que apenas tenía ocho años, al sótano de la casa, en donde habían construido un cuarto de tortura. Allí ataron y amordazaron a la menor, para que su padre la violara ante la mirada de Rosemary.

Debido a los constantes abusos sexuales, en 1979, Anne quedó embarazada pero perdió al bebé. Tras esto, su hija decidió escapar de casa, y Fred la reemplazó por Heather, otra de sus hijas, quien desapareció después. El error de Heather fue haber comenzado a hablar con sus amigos sobre el abuso sexual de su padre a algunos de sus hijos, y haber hecho planes para huir. Esto provocó que fuera asesinada, desmembrada y enterrada en su propio jardín.

Tras la muerte de la menor, Fred siguió abusando sexualmente de otras niñas. Una de ellas le contó a su madre lo que ocurría. Ella fue a la policía a contar lo que su hija le había dicho.

 

Fred se suicidó en prisión, y Rosemary fue condenada a cadena perpetua.

 

El fin de los West

Para el seis de agosto de 1992, se inició una investigación en contra de los West. Fred fue acusado de violación y crueldad infantil, Rosemary fue calificada como su cómplice. Sus hijos fueron llevados a un refugio.

La policía comenzó a investigar también la desaparición de Heather. La primera pista sobre su muerte la dieron sus propios hermanos, con una supuesta broma en la que dijeron que ella estaba enterrada en el patio. La policía consiguió un permiso para que se registrara el hogar de la familia, en la que excavaron el jardín familiar. Ahí, finalmente, se encontraron los restos de Heather.

West tuvo que declarar la verdad sobre el asesinato de su hija, aunque posteriormente se retractó. Más tarde, volvió a confesarlo, y negó que Rosemary estuviera involucrada. Esta última no fue detenida sino hasta 1994. West admitió haber cometido nueve asesinatos más, incluyendo los de su primera esposa, y Anne McFall, la niñera.

La pareja fue llevada ante un tribunal de Gloucester el 30 de junio de 1994. él fue acusado de 11 asesinatos, y ella de 10.

El primero de enero de 1995, Fred fue encontrado muerto en su celda. Se había ahorcado. Rosemary nunca confesó los asesinatos, a diferencia de Fred. Fue juzgada en 1995 en Winchester Crown Court, y declarada culpable de 10 asesinatos. La condenaron a cadena perpetua.

En 1996, la casa de los West fue demolida, y en su lugar se construyó un camino público.