Trudeau instó a la Iglesia a asumir responsabilidad por abusos en escuelas indígenas

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau. Foto archivo por EFE/EPA/STR

 

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, instó el viernes a la Iglesia Católica a “asumir la responsabilidad” y publicar registros sobre las escuelas residenciales indígenas bajo su dirección, luego del descubrimiento de los restos de 215 niños en tumbas sin nombre.

Trudeau advirtió en una conferencia de prensa que su gobierno está preparado para tomar “medidas más fuertes”, posiblemente incluyendo acciones legales, para obtener los documentos exigidos por las familias de las víctimas si la Iglesia no cumple con el requisito.

“Como católico, estoy profundamente decepcionado por la posición que ha tomado la Iglesia Católica ahora y durante los últimos años”, dijo Trudeau.

Canadá se ha visto convulsionada por el descubrimiento de los restos de niños en la Escuela Residencial Indígena Kamloops, en la provincia de Columbia Británica, especialmente porque solo fueron registradas oficialmente 50 muertes allí.

La escuela, que funcionó de 1890 a 1969, fue la mayor de las 139 residencias escolares creadas hace un siglo para asimilar por la fuerza a los pueblos indígenas del país. Unos 150.000 niños amerindios, mestizos e inuit fueron reclutados a la fuerza en estas escuelas.

Frente a los medios Trudeau recordó un viaje al Vaticano en mayo de 2017 durante el cual buscó una disculpa formal del Papa Francisco por los abusos a los estudiantes, así como el acceso a los registros de la Iglesia canadiense para ayudar a dar cuenta de más de 4.100 estudiantes que se cree que murieron por enfermedades o desnutrición.

“Todavía estamos viendo la resistencia de la Iglesia”, señaló Trudeau.

Cuando se le preguntó si el gobierno podría obligar a la divulgación de los datos, el primer ministro respondió: “Creo que, si es necesario, tomaremos medidas más fuertes”.

Sin embargo agregó que “antes de que tengamos que empezar a llevar a la Iglesia católica a los tribunales, tengo muchas esperanzas de que los líderes religiosos comprendan que esto es algo en lo que necesitan participar”. AFP