Fueron derribados dos drones sobre una base con militares estadounidenses en Irak

 EFE/EPA/AHMED JALIL

 

 

Dos drones fueron derribados este domingo sobre una base de soldados estadounidenses en Irak, que había sido atacada hace un mes con un dron con explosivos, una técnica utilizada por los grupos proiraníes, anunció el ejército iraquí.

Las baterías de defensa C-RAM, instaladas por el ejército estadounidense tras la multiplicación de los ataques, se activaron al alba para interceptar esos drones que volaban sobre la base aérea de Ain al Asad, en el oeste de Irak.

La incursión de los drones tuvo lugar unas horas después de la caída de un cohete en el aeropuerto de Bagdad que no causó víctimas ni daños, informó la coalición antiyihadista en Irak liderada por los militares estadounidenses.

El nuevo intento de ataque a la base de Ain al Asad es preocupante para Estados Unidos, enemigo de la República Islámica de Irán.

Estados Unidos tiene unos 2.500 soldados, de los 3.500 militares de la coalición, en Irak,  donde Irán tiene una influencia muy fuerte.

El ejército estadounidense acusa a los grupos iraquíes pro-Irán de ayudar a los rebeldes yemeníes hutíes con drones que atacan a Arabia Saudita, fronterizo con Irak y Yemen.

Los grupos iraquíes han utilizado la misma técnica, drones con bombas, contra objetivos estadounidenses en Irak durante varios meses.

En total desde principios de año, hubo 39 ataques contra objetivos estadounidenses, que Estados Unidos atribuye a los grupos pro-Irán, que están haciendo campaña para sacar de Irak a los estadounidenses, a los que llaman “ocupantes”.

Para altos mandos y diplomáticos extranjeros en Irak, estos ataques no sólo son un peligro para las tropas, sino también para la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) –que mantiene células clandestinas en las zonas montañosas y desérticas del país–, porque sirven de “distracción”.

Estos ataques se han dirigido contra la embajada de Estados Unidos en Bagdad, bases iraquíes que albergan estadounidenses o los dos aeropuertos internacionales de Bagdad y Erbil en el Kurdistán iraquí, así como contra los convoyes logísticos iraquíes de abastecimiento de las tropas, iraquíes e internacionales.

AFP