Mineápolis vive otra noche de protestas por la muerte de un afroamericano a manos de la policía

Foto Vía CNN

 

Mineápolis estalló en violencia y llamas por tercera noche después de que los alguaciles estadounidenses dispararan contra un hombre negro buscado por una orden judicial que supuestamente abrió fuego contra ellos.

Por Dailymail

Los manifestantes continuaron protestando por la muerte a tiros de Winston Boogie Smith Jr., de 32 años, hasta el sábado por la noche, bloqueando las intersecciones mientras los incendios de escombros ardían cerca, informó CNN.

Se incendió un contenedor de basura y se filmaron manifestantes burlándose de la policía, luego de dos noches de protestas similares, violencia y saqueos.

La policía de Mineápolis ya ha realizado 27 arrestos en relación con las protestas, la última en afectar la ciudad poco más de un año después del asesinato de George Floyd.

Smith fue asesinado a tiros el jueves por un grupo de trabajo del Servicio de Alguaciles de EE. UU. que intentaba arrestarlo con una orden judicial por un delito grave de violación de armas de fuego.

La Oficina de Detención Criminal de Minnesota, que está investigando el tiroteo, dijo que la evidencia en la escena indica que Smith disparó su arma desde el interior del vehículo.

La familia de Smith ha pedido la publicación de cualquier video del encuentro mortal del jueves, incluso de cámaras de seguridad, informó CNN.

El Servicio de Alguaciles de EE. UU. no permite el uso de cámaras corporales para los oficiales que sirven en su Grupo de Trabajo de Fugitivos de North Star, dijo el Departamento de Seguridad de Minnesota en un comunicado.

Tampoco hay imágenes de la cámara del escuadrón del incidente.

Uptown Mineápolis ha sido tomado por manifestantes y saqueadores durante los últimos tres días.

Minneapolis ha sido apodada “Murderapolis” después de que los asesinatos allí se dispararon a raíz del asesinato de George Floyd en la ciudad en mayo de 2020.

Las imágenes muestran incendios de basureros en la calle y oficiales de guardia mientras la policía dice que algunas personas destrozaron edificios y robaron propiedades de negocios después del tiroteo del jueves, informó Los Angeles Times.

La ciudad ha sido comparada con una zona de guerra después de que varios niños hayan sido víctimas de la violencia de la ginebra, incluida Trinity Ottoson-Smith, de nueve años, que jugaba en el patio trasero de su vecindario de Mineápolis el 15 de mayo cuando fue alcanzada por una bala perdida.

Trinity quedó atrapada en el fuego cruzado de un tiroteo cuando matones armados conducían por el callejón detrás de la casa de su amiga en este bonito vecindario. Murió el jueves pasado.

Fue la segunda niña en recibir un disparo en Mineápolis en tres semanas. Aniya Allen, de seis años, recibió un disparo el 17 de mayo y murió al día siguiente. Recibió un balazo en la cabeza mientras se comía McDonald’s en el auto de su madre. LaDavionne Garrett Jr., de diez años, recibió un disparo en la cabeza mientras estaba sentado en el automóvil de sus padres el 30 de abril.

Ha habido 36 homicidios en Mineápolis en lo que va del año, más del doble que en este punto el año pasado y más de cuatro veces que en 2019.

En lo que va del año, 211 personas habían sufrido heridas de bala, frente a las 81 de esta época el año pasado.

Los robos de automóviles aumentaron un asombroso 222 por ciento. Los tiroteos han aumentado un 153 por ciento. El ochenta por ciento de las víctimas son negras.

La espiral del crimen se produjo después de que la ciudad votara el año pasado para desmantelar su departamento de policía a raíz del asesinato de Floyd.

Esa promesa se derrumbó luego después de que los concejales que la hicieron buscaron distanciarse de ella, alegando que solo habían querido desmantelar el departamento de policía ‘en espíritu’ y que sus palabras estaban abiertas a la interpretación.