Mladic, el “Carnicero de los Balcanes” ante su sentencia final de la CPI en La Haya

Esta foto de archivo muestra al comandante de las fuerzas serbias en Bosnia, general Ratko Mladic (C), llegando al aeropuerto de Sarajevo el 10 de agosto de 1993. (Foto de AFP)

 

Los jueces de la Corte Penal Internacional (CPI) pronunciarán el martes en La Haya su sentencia en apelación al exlíder militar serbio de Bosnia, Ratko Mladic, condenado a cadena perpetua por genocidio, crímenes de lesa humanidad y de guerra cometidos durante el conflicto de Bosnia (1992-1995).

Apodado el “Carnicero de los Balcanes”, el exgeneral, juzgado en primera instancia en 2017, fue sentenciado sobre todo por su rol en la masacre de Srebrenica, la peor ocurrida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, un acto de genocidio según la justicia internacional.

Detenido en 2011 tras 16 años fugado, el corpulento militar, recluido en La Haya, es actualmente un hombre de 79 años con problemas de salud, destacan sus abogados.

Mladic se autopercibía como un héroe del pueblo serbio, sin embargo, su nombre permanecerá para siempre vinculado a los crímenes de la guerra en Bosnia, desde el asedio a Sarajevo hasta la masacre de Srebrenica, donde más de 8.000 hombres y niños musulmanes fueron asesinados por las fuerzas serbias de Bosnia.

Pese a la pandemia, las madres de las víctimas de Srebrenica se trasladarán a La Haya para “mirar a los ojos una vez más al verdugo, cuando sea condenado definitivamente”, afirmó a la AFP Munira Subasic, presidenta de una agrupación de “Madres de Srebrenica”.

El veredicto en apelación del jurado se pronunciará en La Haya hacia las 15h00 locales (13h00 GMT) –será transmitido online con un retraso de media hora– siguiendo el Mecanismo de Tribunales Penales Internacionales (MTPI), que asumiera el control del Tribunal Penal para la ex-Yugoslavia (TPIY) tras su cierre en 2017.

El fiscal Serge Brammertz indicó que es “prudentemente optimista” respecto al veredicto, señalando ante periodistas que “no imagina otro desenlace que la confirmación de los cargos”.

– “El porvenir de nuestros hijos” –

Defensa y acusación apelaron ambas la sentencia, en la que el desaparecido TPIY absolvió a Mladic del cargo de genocidio en otros municipios, lo que constituye la parte central de la apelación del fiscal.

“Este veredicto no solamente es importante para las víctimas y los sobrevivientes. Es muy importante para el porvenir de nuestros hijos, de todos nosotros”, señaló Subasic, quien confía que Mladic sea “además condenado por genocidio cometido en otros municipios de Bosnia”.

Su defensa pidió su absolución respecto a los cargos de genocidio que le supusieron la cadena perpetua, aduciendo que son infundados.

Su abogado, Dragan Ivetic, afirma que no existe “vínculo” entre el exgeneral y los asesinatos cometidos durante la masacre de Srebrenica, en 1995.

Mladic, aún considerado un héroe por muchos serbios de Bosnia, afirmó que se vio envuelto en el conflicto contra su voluntad desde el comienzo de la guerra en Bosnia, que provocó unas 100.000 muertes y 2,2 millones de desplazados.

“Todo hombre se siente orgulloso de que él sea de aquí”, indicó a la AFP Radosav Zmukic, presidente de la Asociación de veteranos serbios del municipio de Kalinovik, lugar de origen de Mladic.

Programadas en principio para marzo de 2020, las audiencias se postergaron una primera vez porque el reo fue sometido a una cirugía de colon y una segunda por la pandemia de covid-19.

En agosto de 2020, durante la apelación, el general declaró que el tribunal era un “brazo de las potencias occidentales” y afirmó ser aún “objetivo de la OTAN”, acusando a los fiscales de presentarlo con términos “satánicos, pérfidos y diabólico”.

Mladic es uno de los principales dirigentes juzgados por la justicia internacional por crímenes en las guerras de la ex-Yugoslavia, además de quien fuera líder político de los serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, sentenciado a cadena perpetua en 2019, y el expresidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, quien murió de un ataque cardíaco en La Haya en 2006, antes de finalizar su juicio.

Brammertz advirtió que el proceso final de Mladic no es suficiente para finalizar con las divisiones en los Balcanes, añadiendo que sólo cerraba “un capítulo”.

“La negación del genocidio es la última etapa de un genocidio”, concluyó el fiscal. AFP