Domingo Alberto Rangel: Keiko Castillo

Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

A ver lloviendo sobre mojado: vivir en mi país entre otras cosas sirve para dar fe con propiedad, sin envidias o resentimientos… de la distancia que separa el lugar donde vive la clase política venezolana… de la miseria que sufre el pueblo trabajador y decente.

Esa distancia es sideral… pero se ensancha.

Unos y otros dialogan para resolver según dicen… pero entre discusiones bizantinas no aparecen planteados en lista para resolver, los problemas de una sociedad donde tener acceso al agua potable o a la energía eléctrica cada vez más es un lujo… donde la internet… herramienta indispensable para estudios y negocios en el mundo moderno… también lo es… y donde la telefonía básica muchas veces brilla por ausencia.

Para no hablar de violencia e inseguridad… desempleo o poca paga.

Esas realidades no se mencionan cual si fuesen caca en los muchos diálogos donde los participantes en plan de pedigüeños piden las mismas boberías que en cada elección… desde finales del siglo XIX… exigen quienes desde la oposición buscan el poder.

Supongo sin ánimo de ser irónico que el Mocho Hernández ya pedía depurar el listado de electores –ahora REP- dar más chance para inscribir muchachos y aumentar las mesas.

Bien… a eso nadie se opone… pero… ¿con tales peticiones que todos los gobiernos las aceptan… se resuelve un solo problema del venezolano común y silvestre?

¡Me parece que no!

También me parece que el sufrimiento de nuestro pueblo llega a límites inaguantables para una población que tras dos décadas de dimes y diretes entre gobierno y oposición… no cree en los políticos… y con razón.

Desde el gobierno algunos amigos recuerdan que el pueblo cubano ha pasado pruebas más duras… con lo cual coincido.

Pero comparar nuestra situación con la cubana es una mentira espectacular: son casos diferentes aunque la miseria sea similar y los bloqueos también.

Mal que bien Fidel Castro gana una guerra mientras que Hugo Chávez…con todas las dificultades que se quieran anotar… ganó una elección… con un partido que ni fue consolidado en la guerra revolucionaria… ni tenía cuadros para una sociedad cuyos problemas… que requerían producir cada vez más… y abandonar la economía rentista petrolera… no se iban a resolver con mayor estatismo.

Ahora estamos acercándonos a unas elecciones donde los unos y los otros discuten como si vinieran de mundos lejanos: unos mencionando en exclusiva el bloqueo que no por ilegal e inútil… es la única explicación a nuestra miseria.

Miseria que choca con el estilo saudita en el que viven tanto los jefes revolucionarios… como los del interinato.

Basta ver el boato que los rodea… sus lujos o panzas… para entender que sus problemas quizás requieran una buena dieta… o la prisión que muchos bien se la han ganado.

Y cómo en los diálogos no pueden discutir recetas para bajar de peso o controlar el colesterol… o menos han de meter presos a sus ladrones… cada vez que se puede… evaden.

La última evasión son las elecciones peruanas… o hablar mal de Buquele, el Presidente de El Salvador.

Sobre las elecciones peruanas constato que habiendo pasado la semana anterior… de cola en cola… antier de gasolina… luego de vacunas o para ingresar a un cajero automático… en ninguna de esas eventualidades conseguí una persona que estuviera preocupada por la suerte de la hija de Fujimori… o el candidato Castillo.

Las masas andan en otra dimensión.

Sin embargo el día de las elecciones las redes, mentirosas como siempre, mencionaban una catástrofe… si ganaba Pedro Castillo… a quien acusaban como “el candidato de Maduro”.

La realidad es otra: ni Keiko es una “demócrata”… ni Castillo es el candidato del Socialismo del Siglo XXI… ideología y práctica de la cual siempre se desmarcó

A la hora de escribir esta crónica ignoro y poco me importa quien ganó: total… el Perú y Venezuela son países tan diferentes que salvo el idioma común y otras nimiedades… los venezolanos nos parecemos más a los yanquis… que a los peruanos.

Los últimos, cuya clase dirigente, al igual que la colombiana, ambas virreinales, despreciaron “al negraje” venezolano… cuando reaccionaron en contra del Libertador.

Sin olvidar que esos monopolistas del poder tras el telón… han despreciado a su propio pueblo al que mantienen en la ignorancia por dos siglos.

El que no crea… que revise las estadísticas.

No soy peruano y las soluciones para ese país deben venir de ellos… pero en general si quieren salir de la pobreza… que allí es crítica… no será con el socialismo a la soviética que pregona el educador Castillo.

Tampoco con el mercantilismo cara dura que encarna Keiko Fujimori… a quien ya el máximo tribunal de ese país acaba de dictar medida que mantiene vivos los juicios contra la candidata… por corrupción y violencia.

Por eso lamentablemente lo que se ve si gana Keiko Castillo… o si gana Pedro Fujimori… y le entregan el poder al educador… cosa que dudo… lo que se ve es más desestabilización y violencia que caracteriza países pobres… donde no hay capitalismo de libre mercado… única fórmula para crear riqueza.