Así concilian el príncipe Harry y Meghan Markle su trabajo con la llegada de Lilibet

Foto: Archivo

 

La pequeña Lilibet Diana Mountbatten-Windsor va a acaparar toda la atención de sus padres durante los próximos meses. Tal y como anunciaron este domingo al informar del nacimiento de su hija, el príncipe Harry y Meghan Markle han decidido cogerse la baja de paternidad y maternidad y cesar temporalmente el trabajo que desempeñan en su fundación, Archewell.

Por Vanity Fair

Según medios como The Telegraph, la baja de los duques de Sussex probablemente se prolongue durante las 20 semanas que tienen reconocidas en estos casos el personal de dicha organización, un tiempo notablemente superior al que disponen la mayoría de padres y madres estadounidenses y al que los propios duques de Sussex disfrutaron en 2019 tras el nacimiento de su primer hijo, Archie Mountbatten-Windsor.

En Reino Unido, la baja de maternidad puede durar entre 26 y 52 semanas y los padres pueden cogerse una baja de dos , pero los miembros de la familia real británica no suelen agotar esos plazos. Así, en 2019 el príncipe Harry voló a Países Bajos para inaugurar los Invictus Games solo tres días después del nacimiento de su hijo Archie, mientras que Meghan retomó su agenda como miembro oficial de la familia real británica apenas cuatro meses después de dar a luz. Ahora, sin embargo, el píncipe Harry y Meghan han decidido “dar ejemplo” y disfrutar del periodo de baja que reconocen a sus trabajadores de Archewell, aseguraba ayer en el programa Good Morning America el periodista Omid Scobie, coautor de la biografía oficiosa de los duques de Sussex.

Tratándose de dos personas tan famosas como el príncipe Harry y Meghan Markle, no obstante, el límite entre lo que es trabajo y lo que es tiempo libre es tan difuso como el que separa su intimidad de sus vidas privadas. Así, se espera que dentro de menos de un mes el príncipe Harry coja un avión de vuelta a Londres para presidir junto a su hermano Guillermo la inauguración de una estatua de su madre en el palacio de Kensington, un acto con el que se recordará a la princesa Diana en el que hubiera sido su 60º cumpleaños y que servirá para analizar si los dos hermanos han conseguido o no mejorar su relación después de meses enfrentados.

Para leer más, ingresa aquí