FDA de EEUU analiza autorizar la vacuna contra el Covid-19 para niños

Una niña recibe una vacuna en Carolina del Norte, EEUU (Foto: Reuters)

 

Hasta el momento, solamente la vacuna desarrollada por Pfizer-BioNtech ha recibido autorización en los Estados Unidos para ser colocada en menores de edad de entre 12 y 17 años. El resto de las vacunas solo pueden ser administradas a mayores de 18 años, aunque se espera que en cualquier momento el laboratorio Moderna reciba la autorización para poder ser recibida por adolescentes.

Por Infobae 

Pero a medida que la población adulta comienza a estar inmunizada en su gran mayoría, el interés de las autoridades -y de los laboratorios- se centra en los niños.

Un comité independiente asesor de la FDA (Administración Federal de Medicinas y Alimentos, por sus siglas en inglés) en temas de vacunas está analizando seriamente la aprobación de las vacunas para ser colocadas en niños. Hay tres áreas que preocupan particularmente y dependiendo de lo que encuentren en cada una de ellas, serán aprobadas o no.

Seguridad

Lógicamente lo primero que debe probarse es que las vacunas sean seguras para los niños. Se deben realizar las suficientes pruebas para tener confianza de que no generan efectos secundarios nocivos.

Hasta ahora todo parece indicar que el sistema inmunológico de los niños reacciona diferente al de los adultos ante el virus. Si bien en su gran mayoría los niños parecieran no enfermarse severamente en caso de contraer el COVID-19, preocupa que algunos pocos de ellos han desarrollado un severo síndrome inflamatorio conocido como MIS-C, que no se ha dado en adultos.

Además hay mucho que se desconoce acerca del virus hasta ahora. Por ejemplo, según datos de los CDC, cerca de 300 niños han sido hospitalizados en el país a consecuencia del COVID-19, un número bajo pero que ha crecido en las últimas semanas. Además, por algún motivo desconocido hasta ahora, las cifras indican que los índices de hospitalización son mayores en adolescentes y en niños menores de 5 años, mientras que disminuyen en aquellos de entre 5 y 11 años.

Eficacia

La eficacia de una vacuna normalmente se calcula en estudios clínicos, comparando el número (y el tipo) de infecciones desarrolladas por los participantes que fueron inmunizados comparados con aquellos que recibieron un placebo.

Pero como los niños de por si tienden a desarrollar menos síntomas con el COVID-19, estos estudios pudieran tomar más tiempo que en las pruebas realizadas en adultos. Por eso la FDA está estudiando la posibilidad de realizar otro tipo de mediciones, como monitorear los tipos de anticuerpos desarrollados por los niños que reciben la vacuna.

Efectos de la vacuna en pacientes que ya están recibiendo otras vacunas

A diferencia de los adultos, los niños ya tienen un calendario de vacunación que siguen. Entre los hechos a determinar por la FDA es el efecto que causa en el cuerpo de los menores recibir la vacuna contra el COVID-19 mientras están siendo inmunizados para otras enfermedades y si la efectividad de alguna de esas inoculaciones se altera.

No es inusual que los menores reciban más de una vacuna a la vez, pero hasta ahora esto no se ha probado con las desarrolladas para el coronavirus. Algunos temen que al combinar vacunas, los efectos secundarios puedan aumenta.