Italia comienza la Eurocopa como una aplanadora: Pasó por encima de Turquía con autoridad

Los jugadores de Italia celebran después de que el defensor de Turquía Merih Demiral anotara un gol en propia meta durante el partido de fútbol del Grupo A de la UEFA EURO 2020 entre Turquía e Italia en el Estadio Olímpico de Roma el 11 de junio de 2021 (Foto de Mike Hewitt / POOL / AFP).

 

 

 

La selección de Italia se estrenó este viernes en la Eurocopa con un contundente triunfo por 3-0 contra la de Turquía en el estadio Olímpico romano, con una prestación autoritaria decidida por un gol en propia meta de Merih Demiral y dianas de Ciro Immobile y Lorenzo Insigne.

El equipo de Roberto Mancini, que regresaba a una gran cita internacional tras su ausencia en el Mundial de Rusia 2018, se regaló un triunfo por goleada y una prestación de gran solidez defensiva.

Los hombres de Roberto Mancini arrancaron con contundencia en el grupo A, en el que están encuadrados junto a Suiza y a Gales, y celebraron su noveno triunfo consecutivo, todos sin recibir gol alguno.

Terminó triunfando la técnica de Italia frente al poderío defensivo turco, aunque los hombres de Senol Gunes fueron capaces de cerrar bien los espacios y dificultar el trabajo de los “azzurri”, que llegaban a esta Eurocopa tras actuaciones de alto nivel y una fase de clasificación inmaculada, con diez victorias de diez.

Los hombres de Roberto Mancini crearon un buen volumen de oportunidades, con combinaciones de alta calidad, como la triangulación que liberó un remate de Lorenzo Insigne, que acabó fuera, y también con buenas acciones a balón parado, como la que terminó con un cabezazo de Giorgio Chiellini parado por el meta turco Ugurcan Cakir.

Pero la igualdad permaneció en el marcador al descanso, pese a que Turquía arriesgara por un posible penalti por un toque con una mano de Mehmet Çelik en el área que el colegiado holandés Danny Makkelie decidió no pitar.

Y finalmente tuvo que ser un desafortunado desvío a propia meta de Merih Demiral, defensa del Juventus, al comienzo de la segunda mitad, el que rompió la igualdad en el choque del Olímpico e inauguró la cuenta goleadora de la Eurocopa.

Domenico Berardi regateó a Umut Meras en el área y colgó un centro que Demiral desvió a propia puerta con el pecho. Fue una inyección de confianza para Italia y un golpe psicológico para Turquía, en la que a Burak Yilmaz le costaba jugar balones ante el agresivo marcaje de Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci.

Italia, que con la gestión Mancini cambió su filosofía, apostando por un juego más ofensivo y menos conservador, siguió apretando en busca del segundo tanto y el premio le llegó en el minuto 66, por medio de Immobile.

El delantero del Lazio aprovechó un rechace central del meta Cakir tras un remate de Spinazzola para enviar el esférico al fondo de las mallas y celebrar, en su estadio, el 2-0 que ponía tierra de por medio y tranquilizaba a la hinchada “azzurra”.

A partir de entonces, Italia pudo controlar los ritmos, mover el balón y esperar el momento correcto para culminar su gran noche. Ese momento llegó en el minuto 80, cuando Immobile ofreció a Insigne un perfecto balón para que el delantero napolitano fulminara al meta con la pierna derecha.

Fue el 3-0 que Italia defendió con autoridad hasta el final para arrancar con paso firme su camino en la Eurocopa.

Ya van nueve victorias consecutivas para el seleccionado azzurro, todas sin recibir gol alguno. Un empuje importante para llegar a la cita con Suiza del próximo 16 de junio con el pleno de confianza.

Con información de EFE