Residentes de cuatro estados de EEUU perderán ayuda extra por desempleo

Diario NY

 

Los estados de Alaska, Iowa, Missouri y Mississippi dejarán sin efecto a partir de este sábado 12 de junio los beneficios federales por desempleo.

Por: Diario NY

Las cuatro demarcaciones son las primeras de un total de 25 estados en poder de republicanos que recortarán el subsidio extendido hasta septiembre por la pandemia, en un intento porque los desempleados se reintegren más rápidamente al mercado laboral.

Bajo el “Plan de rescate estadounidense” aprobado en el Congreso de Estados Unidos en marzo pasado, la ayuda extra semanal por desempleo de $300 se extendió hasta Labor Day.

Según el estimado de la entidad progresista Century Foundation, que cita la cadena NBC en un reporte este viernes, cuatro millones de personas perderán los beneficios, que suman un total de $22,000 millones de dólares.

Los otros 21 estados liderados también seguirán adelante con la iniciativa y cancelarán sus beneficios federales en julio. La medida de los gobernantes responde a la queja de empleadores de que no pueden encontrar suficientes trabajadores para restaurantes, hoteles, entre otras industrias. Los detractores de la ayuda adicional por desempleo consideran que se le está pagando más a la gente por no trabajar.

“Si bien estos programas federales proporcionaron un importante alivio temporal, las vacunas y los puestos de trabajo ahora son abundantes. Y tenemos un problema crítico en el que las empresas de nuestro estado están tratando de contratar a más personas, pero muchas enfrentan una grave escasez de trabajadores”, dijo el gobernador de Maryland, Larry Hogan, en un comunicado el 1 de junio.

“Esperamos que más residentes de Maryland vuelvan a trabajar”, agregó.

Entre la ayuda extendida semanal y los beneficios estatales por desempleo y estatales, en promedio, los recipientes de estas ayudas reciben alrededor de $650 dólares por semana, o unos $16 dólares por hora si se midiera por un trabajo de tiempo completo. Lo anterior es más de lo que ofrecen algunos trabajos en Estados Unidos.

Otro problema que complica que los estadounidenses reingresen a los espacios laborales es que muchos de estos empleos son a medio tiempo, lo que significa que el salario semanal es incluso menor que lo que ofrece el Gobierno.

 

Otros trabajadores alegan que pagar por el cuidado de niños para volver a trabajar es un impedimento, ya que se quedarían cortos para cumplir con las obligaciones económicas del hogar.

En algunos casos, los trabajadores se han dado cuenta que no quieren regresar al trabajo que tenían ya que quieren buscar otro mejor. El periodo en el que se mantienen en sus casas recibiendo ayuda por desempleo les facilita esa búsqueda.