Cámara de Caracas rechaza la imposición de Erika Farías de pintar de gris los comercios de la capital

Foto: Archivo

 

El viernes 12 de junio venció el plazo para cumplir con la Resolución de la alcaldía de Caracas Nº 007-2021 que obliga a incorporar en vinil autoadhesivo o estampado de pintura gris, los elementos presentes en el logo de la celebración de los 200 años de la Batalla de Carabobo, en la cara externa visible de las rejas metálicas protectoras de edificaciones bien sean de uso institucional residencial o de vivienda o locales comerciales. Adicionalmente, es obligatorio pintar las rejas de gris.

Por Banca y Negocios

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas, Leonardo Palacios, expresó su rechazo a esta resolución, que extralimita la autonomía local por considerar que una fecha tan importante como el bicentenario de la Batalla de Carabobo, debe ser motivo de celebración en comunidades, escuelas, universidades, gremios e instituciones, mediante coloquios, foros, publicaciones y otras manifestaciones, y no de medidas que generan rechazo.

“Lo que sí no puede pasar es que se imponga la obligación de celebrar, eso es propio de regímenes contrarios a la participación y protagonismo de ciudadanía y empresariado. Llama la atención que subrepticiamente salió esta resolución en gaceta municipal y agarró a todo el mundo fuera de base, porque todo el mundo está pendiente de cómo mantener sus negocios, de pagar la nómina, los impuestos municipales, de garantizar la cobertura de salud y medidas de bioseguridad, gastos de alimentación y servicios cada vez más deficiente, más en una época en que enfrentamos una pandemia”.

Lamenta que los caraqueños ahora tenga que preocuparse, para no ser multados, de cumplir un acto administrativo lesivo a la propiedad, que no se corresponde con lo que debería ser la celebración bicentenaria de la Batalla de Carabobo, y que no está dentro de las competencias de la Alcaldía del Municipio de Libertador. Además de tener que incurrir en gastos para comprar un cuñete de pintura gris en una economía dolarizada como la venezolana.

Para leer más, ingresa aquí