Contundente mensaje de monseñor Mario Moronta: Los políticos están divorciados del pueblo

Contundente mensaje del monseñor Mario Moronta: Los políticos están divorciados del pueblo

 

 

 

Para el Obispo de San Cristóbal, la crisis venezolana no se resolverá con elecciones si antes no hay un encuentro en el que participen todos los actores de la sociedad, incluyendo al pueblo. oficialismo y oposición deben escuchar las necesidades de la gente

Elizabeth Reyes // La Prensa del Táchira

El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Mario Moronta, hace una contundente recomendación a los representantes del oficialismo y la oposición en Venezuela: “El primer paso que deben dar el señor Maduro y el señor Guaidó, es convocar a un encuentro a los representantes de todos los sectores del país a escucharse, no a discutir, sólo a escucharnos. También pide que cualquier encuentro se haga en Venezuela“.

Respecto a la situación de la frontera colombo- venezolana, asegura que lamentablemente con el cierre de los puentes internacionales se está promoviendo una cultura de la ilegalidad. Afirma que así como Colombia tuvo un gesto de buena voluntad al abrir los pasos, Venezuela debe hacer lo propio, y lo ideal sería retirar los containers.

Moronta hizo un llamado a las autoridades a no politizar el proceso de vacunación y a fortalecer el sistema de salud en beneficio de los ciudadanos. Asimismo, pide que los especialistas controlen la distribución de las vacunas, y ante las denuncias de corrupción en este proceso, dijo: “Es inmoral vender las vacunas”.

Hay una nueva propuesta de diálogo ¿Qué opina de este nuevo puente que se lanza para lograr la salida a la crisis venezolana?

Primero tiene que haber un encuentro y eso significa ponerse de acuerdo en determinar cuáles son las coincidencias y diferencias. El encuentro no puede ser sólo entre los políticos, porque sabemos muy bien que los políticos están divorciados del pueblo. Tienen que incluir en ese posible encuentro a los responsables de los gremios, academias, universidades, representantes de la Iglesia y otros grupos religiosos, empresarios, gremios, estudiantes y todos quienes puedan participar. No es necesario ir a México, Santo Domingo u otro país para encontrarnos, eso significa más gastos y que es necesario que el diálogo sea afuera, porque aquí no somos capaces de encontrarnos. Es una oportunidad maravillosa para demostrar que tenemos un cambio de actitud. Si esto no se hace así, la palabra diálogo se convertirá en una palabra más fea que la peor de todas las groserías. Se debe garantizar que la persona que diga cosas contrarias a las ideas del otro, no serán perseguidas, maltratadas ni despreciadas.

¿Qué opina que régimen y oposición tienen que ir a otro país para un diálogo? ¿Por qué no sentarse aquí?

Porque no hay voluntad de cambio, de diálogo ni de escuchar a quien tenemos que escuchar. Si escuchas sólo a tu adversario político, tal vez puedas llegar a algunas negociaciones, pero a quien hay que escuchar es al pueblo. Vamos a escucharnos y después de dos o tres encuentros se puede llegar a dialogar sobre acuerdos importantes. La participación debe ser pa-ra aportar, no para exigir.

En agosto de 2020, la CEV emitió un comunicado llamando a participar en las elecciones parlamentarias. ¿Cuál es su posición frente al proceso electoral convocado para este 21 de noviembre?

En el 2020 lo que dijimos es que quienes llamaban a la abstención tenían que ofrecer una alternativa válida. Cosa que no se hizo. Solicitamos que ofrecieran una hoja de ruta y desde agosto de 2020 hasta ahora no hay nada, lo único que hay es que algunos quieren elecciones y otros un encuentro, pero fuera del país.

¡Qué sabroso!, vamos a tomarnos unos tequilitas en México… ¡No! Tómense el agua venezolana, no gasten dinero más allá de lo que hay que gastar. Se hizo una consulta y hasta ahora no ha habido nada, algunos escondieron la cabeza como el avestruz.

Si no tengo claro lo que le voy a ofrecer al pueblo, la sociedad, tampoco voy a estar claro en lo que voy a discutir en cualquier mesa de negociación. Los dirigentes del oficialismo y oposición, antes de sentarse de frente a negociar pónganse los dos de frente al pueblo y escuchen lo que la gente verdaderamente necesita, entonces otro gallo cantará.

Lee la nota completa en LA PRENSA DE TÁCHIRA