El sospechoso de asesinar a Madeleine McCann exige la dimisión del fiscal

Hace ya más de un año que el fiscal de Braunschweig, encargado de las pesquisas, hizo público que su principal sospechoso es Christian B., alemán de 44 años que considera que fue el asesino de la pequeña «Maddie» McCann. Hasta el momento, sin embargo, Christian B., que cumple prisión el Alemania por otros crímenes, no ha sido interrogado por la Fiscalía. Desde la cárcel ha sorprendido publicando un comunicado escrito a mano y que firma con su nombre completo, Christian Brückner, rechazando así el derecho a la preservación de su identidad que como sospechoso le garantiza la ley alemana, y en el que carga contra los investigadores. Incluso pide la dimisión del fiscal.

Por abc.es

En el texto, publicado por la prensa alemana, Brückner acusa al fiscal jefe Hans Christian Wolters de mala praxis y le pide que dimita. «Presentar pruebas contra un acusado es una cosa. Algo completamente diferente es este escándalo increíble, cuando un fiscal inicia una campaña de prejuzgamiento público antes de la apertura del proceso principal», protesta. Además de declararse inocente de la muerte de «Maddie», subraya que no se han podido presentar pruebas en su contra y, a lo largo de una página DIN A4, despotrica sobre la libertad de expresión y exige insistentemente la dimisión de los principales fiscales . «Todos ellos demuestran en todo el mundo, a través de condenas arbitrarias en el pasado y a través de escandalosas campañas de prejuicio en el presente, que no están capacitados», dice.

El comunicado por cierto, va acompañado de un dibujo, una especie de viñeta aparentemente realizada por el propio Christian Brückner, que muestra a los fiscales Wolters y Ute Lindemann pidiendo «Filet Forensik» mientras comen en un restaurante, una referencia al hecho de que los investigadores admiten que no tienen pruebas forenses que demuestren que Brückner es culpable. Concluye con su propia firma, fechada el 8 de mayo de 2021, y no está claro el conducto por el que esta carta ha llegado a los medios de comunicación.

En todo caso, esta es la primera vez que Christian Brückner se pronuncia públicamente desde que se conocieron las acusaciones. Hasta ahora, a sus abogados Friedrich Fülscher y Johann Schwen se les ha negado el acceso a los archivos. El abusador de menores y condenado por violación y asesinato acaba de ser relacionado también con la red de pornografía infantil que ahora ha sido desmantelada en Paraguay. Los fiscales tienen pruebas de que Brückner estaba en el lugar y en el momento de la desaparición de la niña de tres años de edad. Incluso presumen de indicios de que fue asesinada por el sospechoso en Portugal, y de que la niña nunca llegó a viajar a Alemania, pero mantienen en secreto los datos para no perjudicar la investigación. Admiten, sin embargo, que no tienen cuerpo del delito.

Según las autoridades alemanas, al final de este verano la acusación contra Brückner se hará formal y se procederá a la reconstrucción de los hechos. En julio pasado, la policía alemana registró y excavó una parcela situada en las inmediaciones de Hannover, en relación con el caso. El fiscal Wollters escartó después que la niña hubiera sido enterrada allí.

Recientemente un vidente se hapuesto en contacto con la Oficina Federal de Criminalística alemana BKA para informar que la niña, efectivamente, fue asesinada y enterrada en un bosque a unos diez kilómetros del hotel en el que fue secuestrada. Se trata de Michael Schneider, que asegura tener visiones sobre lo que sucedió aquella noche del 3 de mayo de 2007. Brückner tiene a sus espaldas 17 condenas anteriores por diversos delitos que incluyen agresiones, violaciones de menores y asesinato.