Gustavo Coronel: Código de Ética Socialista de PDVSA, escrito en papel tualé

Gustavo Coronel

Verlo completo en:

http://www.pdvsa.com/images/pdf/marcolegal/Codigo_de_Conducta_de_Etica_Socilista_2018.pdf

Léalo con doble pañuelo en la nariz.

Extractos y mis comentarios

Dice:

Somos una Industria cuyo capital social se caracteriza por tener altos niveles de calidad, siendo la principal de la Nación en el desarrollo de operaciones y oportunidades estratégicas direccionadas al logro de un servicio honesto y confiable, condición que signa nuestro desempeño dentro de los más altos estándares éticos que regulan y orientan el comportamiento organizacional, basado en la responsabilidad individual de quienes formamos parte del equipo de trabajo de Petróleos de Venezuela, S.A., sus Filiales y Empresas Mixtas

Mi comentario: Un párrafo totalmente incoherente que arranca con una gran mentira, esa de que la PDVSA roja tiene un personal (capital social) de alta calidad. La realidad es que el contingente de gerentes, técnicos y obreros de esa empresa está caracterizado por la ineficiencia, la ignorancia y la corrupción (Que me perdonen las escasas excepciones a este juicio). Esta es una empresa que pasó de tener 35000 empleados y una producción de 3 millones de barriles diarios en 1998 a unos 140.000 empleados, en gran parte reposeros, produciendo menos de 500.000 barriles diarios en 2020. La reducción de nómina que se experimenta actualmente no es el resultado de una acción depuradora por parte del régimen sino, simplemente, a una estampida de desertores porque no les pagan. Se van y se llevan los equipos, las tuberías, las computadoras. En los últimos años el régimen ha decidido ceder la gerencia de lo que queda de la empresa a los militares y a los obreros, lo cual ha resultado en una aceleración del colapso. Esta ha sido una medida equivalente a comerse a la parrilla el padrote que había sido importado para la reproducción, “porque somos soberanos”.

En una de las primeras páginas del documento vemos a Nicolás Maduro, cuya cabeza está puesta a precio por las autoridades de los Estados Unidos, diciendo:

“Alerta pueblo. Yo llamo a todo el pueblo a un combate por construir una ética política para un nuevo siglo XXI de la democracia venezolana. Y no dudo en decir construir la ética chavista, la ética de Chávez para la política y el poder. Hombres y mujeres de la patria, vamos con la ética chavista a construir un mundo mejor”. Caracas, Palacio de Miraflores 21/06/2013. Nicolás Maduro Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

Mi comentario: El llamado que hace Maduro para construir una ética política chavista ha dado sus frutos totalmente al revés: hoy día Venezuela es uno de los cinco países más corruptos del mundo, un estado fallido y forajido en el cual toda la plana mayor ejecutiva civil y militar, desde el presidente hasta el “ministro” más insignificante, se encuentran bajo sanción por violación de los derechos humanos, narcotráfico o lavado de dinero.

Dice el documento:

Este Código de Conducta Ética se propone como un documento de observancia obligatoria para todos los que forman parte de PDVSA, sus Filiales y Empresas Mixtas; todo ello a los fines de establecer acuerdos de valores éticos, en los cuales se construya una sólida cultura de servicio, promoviendo la transparencia y solidaridad en las actividades.

Mi comentario: ¿Observancia obligatoria de la ética? No nos hagan reír. Esta empresa arruinada está manejada por una pandilla de delincuentes, agrupados en una Comisión de “rescate” que lleva el nombre de Ali Rodríguez Araque, quien fuera uno de sus principales asesinos. Cuando Rodríguez Araque llegó a la presidencia de PDVSA puso todos los equipos y recursos humanos y financieros de la empresa al servicio del régimen de Hugo Chávez, incluyendo los aviones, los cuales servían para transportar a “modelos” como Naomi Campbell o a oportunistas de Hollywood como Danny Glover y Sean Penn. Ese pésimo ejemplo sirvió para que los directores y gerentes medios de la empresa se sintieran empoderados para hacer contrataciones fraudulentas como las de las gabarras Aban Pearl y Petrosaudí, tanqueros como los de Ruperti, comprar equipos usados como nuevos a groseros sobreprecios a los bolichicos, llevar a cabo fraudes financieros gigantescos como los aprobados por Rafael Ramírez y su pandilla con Francisco Convit y banqueros como Pedro Binaggia, ver: Quien Destruyó PDVSA, Gustavo Coronel y Sergio Sáez, Editores, Editorial Dahbar.

Dice el documento: Estas son algunas de las Normas de obligatoria aplicación:

NORMA 1: Generar un vínculo entre la Corporación y la comunidad, que constituya el avance de la responsabilidad en la construcción del socialismo, utilizando los valores éticos compartidos para generar conductas con conciencia del deber social.

Mi comentario: Apartando su pésima redacción e incoherencia estos párrafos son cínicos e insultantes. Le atribuye a la comunidad venezolana los mismos defectos de corrupción y negligencia que anima a los gerentes y empleados de la empresa roja, al decir que ellos “comparten los valores éticos” de esa fauna que anida en PDVSA

NORMA 45: No recibir o realizar, bajo ninguna circunstancia, de forma directa o indirecta, pagos u otros beneficios, a personas naturales o jurídicas, entes públicos o privados, con la intención de obtener o mantener ilícitamente negocios, abusar de su influencia real o aparente para tener alguna ventaja. Petróleos de Venezuela, S.A., sus Empresas Mixtas y Filiales Petroleras y no Petroleras exigen en todo momento y circunstancia el estricto cumplimiento de su política de prácticas opacas, rechazando vehementemente cualquier conducta que consista en actos ilícitos que contravengan las normas del derecho común que les fueren aplicables.

Mi comentario: Esta norma podría llamarse la prostituta de la aldea. La lista de fraudes, robos, desfalcos, falsas importaciones, faldas exportaciones, nepotismo, contrabando, extorsiones, sobornos, complicidades y encubrimientos es interminable y representa la negación sistemática de esta norma a todos los niveles de la organización. Del trillón de dólares de ingresos petroleros durante la vigencia del régimen chavista no queda nada que no sean primeras piedras de proyectos inconclusos y voluminosas cuentas de los ladrones del régimen en Andorra, España, Suiza, China y en paraísos fiscales de todo el planeta. Recordemos los proyectos fantasiosos de Giordani del eje Orinoco-Apure, las 40 refinerías prometidas por todo el mundo o en Venezuela, ninguna de las cuales se construyó, el proyecto de gasoducto de Venezuela a la Argentina, los regalos dados por Chávez a Evo Morales, los Kirchner, Daniel Ortega, Rafael Correa y el gozón Obispo Lugo de Paraguay. Recordemos los $50.000 millones dados a los Castro en dinero efectivo, en especie y en servicios petroleros, incluyendo la perforación de un pozo seco de unos cien millones de dólares.

¿CÓDIGO DE ÉTICA?

Este código de ética de la PDVSA roja representa una bofetada permanente a los venezolanos por parte de los delincuentes chavistas civiles y militares enquistados en las ruinas de la empresa.

¿Y cómo reaccionan muchos de los líderes de la oposición frente a estos insultos y humillaciones?

Carmelo de Grazia nos dice: Estoy de regreso en Venezuela para participar en las elecciones para gobernadores y alcaldes

Henrique Capriles apunta: Negociar con Maduro es nuestra única alternativa

Jorge Roig afirma: “sacar a Maduro en lo inmediato no está en discusión”

La Venezuela invertebrada en acción. No es como para sentirnos orgullosos.