Tormenta cerca de Carolina del Norte amenaza con convertirse en ciclón

Foto: Reuters

 

Se acaba de formar la segunda depresión tropical de la temporada, y esta -según los expertos- se convertirá en tormenta tropical Bill en las próximas horas.

Por Infobae

La depresión se formó en las costas de Carolina del Norte en la mañana de hoy. Si, como se espera, en cuestión de horas se forma Bill, sería la segunda tormenta tropical de esta temporada de huracanes que de acuerdo con los expertos será más activa de lo normal.

El mes pasado se formó la tormenta subtropical Ana, cerca de las costas de Bermudas, convirtiéndose así el 2021 en el séptimo año consecutivo en el que una tormenta con intensidad suficiente para llevar un nombre se conforma incluso antes de que comience oficialmente la temporada de huracanes en el Atlántico (que va desde el primero de junio hasta el 30 de noviembre de cada año).

El sistema, próximo a convertirse en la tormenta Bill, fue anunciado a las 10 de la mañana (hora del este de los Estados Unidos) por el centro nacional de huracanes. Hasta el momento lleva solo el nombre de Tormenta Tropical 2.

Los vientos se están moviendo desde la costa este de los Estados Unidos hacia el noreste, alejándose de tierra, a una velocidad de casi 34 kilómetros por hora en vientos sostenidos, con picos de más de 56 kilómetros por hora. El punto en tierra más cercano es la ciudad de Cape Hatteras, en Carolina del Norte, a unos 170 kilómetros de distancia.

Los pronósticos indican que se convertirá en tormenta tropical en horas de la noche, aumentando su intensidad durante la madrugada, para llega a su pico en horas de la mañana. Desde entonces, al entrar en aguas más frías, el sistema se iría disipando para desaparecer el miércoles por la mañana. No se espera que en su recorrido ponga en riesgo a ninguna localidad, aunque hay advertencias para navegantes.

Pero este no es el único sistema en formación en el Atlántico. Al oeste de las costas de África, los meteorólogos están prestando atención a una formación catalogada como onda tropical que está generando intensas lluvias y tormentas eléctricas. Según los pronósticos, hay probabilidades de que este sistema se organice en los próximos días y conforme otra tormenta tropical.

Por su parte, en el golfo de México hay un disturbio generando tormentas eléctricas sobre la bahía de Campeche. El Centro Nacional de Huracanes indica que en los próximas 48 horas hay un 20% de probabilidades de que devenga en una tormenta tropical. Las probabilidades ascienden al 60% en los próximos cinco días.

Era de esperarse que hubiera noticias acerca de distintas formaciones en el Atlántico. El pronóstico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) espera entre 13 y 19 tormentas con nombre de aquí a fines de noviembre, de las cuales 8 podrían convertirse en huracanes, y 5 de ellos ser huracanes de categoría 3 o más.

Si se concreta el pronóstico, estaríamos frente a una temporada más activa de lo normal, en parte debido a la falta de la presencia de El Niño durante el pico de la temporada de huracanes. El Niño es una corriente cálida atmosférica y oceánica en el océano Pacífico que puede influir en las temperaturas y los vientos del Atlántico. El Niño generalmente aumenta los vientos en el oeste en los niveles superiores a través del caribe hacia el Atlántico, destrozando los huracanes antes de que puedan conformarse.

De todas maneras, nadie cree que este 2021 vaya a ser tan activo como fue 2020, que superó todos los récords con 12 tormentas con nombre solamente en los Estados Unidos.