Por qué las autoridades sanitarias de EEUU tienen preocupación por la cepa Delta

Esta imagen de microscopio electrónico de transmisión muestra SARS-CoV-2
imágenes falsas

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que dictan las políticas sanitarias preventivas de Estados Unidos han visto con preocupación el crecimiento de casos de coronavirus correspondientes a su variante Delta, surgida en India. Y por ello, la reclasificaron, al dejar de nombrarla “de interés”, para ahora nombrarla como “de preocupación”.

Por Infobae

La designación de variante de preocupación se otorga a las cepas del virus que los científicos creen que son más transmisibles o pueden causar una enfermedad más grave. Las vacunas, los tratamientos y las pruebas que detectan el virus también pueden ser menos eficaces contra una variante de interés.

Los CDC afirmaron hoy que la variante Delta, que se identificó por primera vez en India, muestra una mayor transmisibilidad, una posible reducción de la neutralización por algunos tratamientos con anticuerpos monoclonales bajo autorización de emergencia y una posible reducción de la neutralización de los sueros después de la vacunación en pruebas de laboratorio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había clasificado a esta variante como una variante preocupante el 10 de mayo. Un estudio sobre la variante Delta en Escocia publicado el lunes encontró que estaba asociado con aproximadamente el doble de riesgo de hospitalización en comparación con la variante Alpha, B.1.1.7, que se identificó por primera vez en el Reino Unido.

En una sesión informativa sobre el COVID-19 en la Casa Blanca la semana pasada, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el doctor Anthony Fauci, alentó a todos a vacunarse contra el COVID-19, y señaló que la variante Delta ahora está en circulación en los Estados Unidos a un ritmo similar hasta el punto de inflexión visto en el Reino Unido, donde actualmente ha desplazado al coronavirus original y a la variante Alpha o de Kent.

“La variante se ha convertido en la cepa dominante en el Reino Unido y representa aproximadamente el 60% de los casos nuevos. Ahora es más frecuente que la cepa Alfaanteriormente llamada cepa B.1.1.7, que se identificó por primera vez en el Reino Unido, y la transmisión está alcanzando su punto máximo en personas de entre 12 y 20 años”, manifestó Fauci.

Los casos de la variante india “Delta” del coronavirus en Inglaterra se han triplicado en una semana, hasta alcanzar los 42.000, y la cepa parece propagarse un 64% más rápido que la variante británica de Kent, convirtiéndose así en la responsable de nueve de cada diez infecciones, según confirmaron este viernes las autoridades sanitarias del país.

“No podemos permitir que eso suceda en Estados Unidos”, enfatizó Fauci, y agregó que ello significa “un argumento tan poderoso” para vacunarse. “En particular, si recibió su primera dosis, asegúrese de recibir la segunda dosis. Y para aquellos que aún no se han vacunado, vacúnense”, insistió el experto infectólogo.

En Estados Unidos, la variante Delta representa más del 6% de los casos que los científicos han podido secuenciar. Es probable que el número real sea mayor, ya que EEUU stá ejecutando la secuencia genética en una fracción de los casos.

El Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE, por sus siglas en inglés) informó que la tasa de R del virus es la más alta desde octubre (entre 1,2 y 1,4) lo que significa que el número de casos podría aumentar en las próximas semanas. Sin embargo, se espera que las vacunas eviten los ingresos hospitalarios y las muertes, por lo que un nuevo cierre de actividades no sería necesario, de acuerdo a Daily Mail.

Los parlamentarios expresaron que el gobierno debería estar alerta tras el aumento de más de 29.000 casos de la variante Delta en sólo una semana y la advertencia de que se están duplicando en tan sólo cinco días en algunas zonas del país. De todas maneras, las autoridades sanitarias inglesas publicaron datos prometedores que demuestran que las vacunas están funcionando bien contra la cepa india.

La variante B.1.617 (Delta, según la clasificación de la OMS) es una transformación del virus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19. Se detectó por primera vez en la India, en diciembre de 2020. No obstante, se informó de esta variante recién el 24 de marzo, luego de que el Ministerio de Salud de la India dijera que las mutaciones L452R y E484Q no habían sido detectadas antes de diciembre en análisis de muestras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reclasificó hace unos días los tres subtipos conocidos de la variante detectada en India. Uno solo de esa familia, el B.1.167.2, continúa en la lista de variantes de preocupación internacional por su mayor transmisibilidad y las primeras señales de la necesidad de completar los esquemas de vacunación.

La variante del coronavirus detectada en la India puede ser un 60% más contagiosa que la hallada en Kent (sureste de Inglaterra), llamada Alfa, señaló el pasado viernes Neil Ferguson, destacado experto del Imperial College London. “Estamos recibiendo más datos”, pero “desafortunadamente, las noticias no son positivas en lo que respecta a la variante Delta”, agregó en declaraciones a radio 4 de la BBC, y precisó que “la mejor estimación en este momento es que esta variante (la india) puede ser un 60% más contagiosa que Alfa”.

“Es importante decir que la mayoría de las personas actualmente hospitalizadas con esta variante, y con cualquier variante, no están vacunados. Así que está claro que las vacunas aún tienen un efecto considerable”, concluyó.

La variante del COVID-19, que es más contagiosa, está “lista para arraigarse en la región” mientras muchos países europeos se preparan para aliviar las restricciones y permitir más reuniones sociales y viajes transfronterizos, advirtió el director regional de la OMS para Europa. El doctor Hans Kluge explicó en una conferencia de prensa que la variante, conocida también como Delta, ha mostrado indicios de poder evadir algunas vacunas y advirtió que parte de la población vulnerable, especialmente los mayores de 60 años, sigue sin estar protegida. “Hemos estado aquí antes”, resaltó Kluge. “En el transcurso del pasado verano, los casos aumentaron gradualmente en los grupos de edad más jóvenes y luego se trasladaron a grupos de mayor edad, contribuyendo a un devastador repunte”.