Invasiones: Abuso de poder adquirido y avalado por el chavismo

Archivo

 

Las invasiones poco a poco van tomando más terreno en Venezuela, tomas que en Caracas se avistan desde hace más de 10 años.

lapatilla.com | Katerín García

Solo durante este 2021 se han registrado más de 50 intentos de invasión por parte de los llamados colectivos que hacen frente al régimen de Nicolás Maduro y en su momento al difunto Hugo Chávez quien creó estos grupos como “protección al pueblo”. Una cifra considerable a comparación de las 53 tomas de inmuebles que se registraron durante el 2020.

Refresquemos la memoria

Las irrupciones desde el 2011 comenzaron a tomar forma y a ser justificadas bajo el concepto de “rescatar espacios” luego que Chávez aprobara una ley para “rescatar” lotes urbanos ociosos y atender la crisis habitacional “Donde haya un galpón (cobertizo), una instalación, un terreno plano bueno, con unos galpones que sean depósitos de cerveza, de cachivaches, hay que intervenirlos para construir viviendas para el pueblo. Esa ley la voy a aprobar hoy” fueron las palabras del exmandatario el viernes 21 de enero de ese año.

Acto seguido al anuncio sobre la Ley de Emergencia para Terrenos Urbanos y Vivienda, que no había entrado en vigencia, en el estado Miranda 20 terrenos fueron tomados la noche del sábado 22 de enero, denunció Emilio Graterón, quiera alcalde del municipio Chacao para el momento.

Un artículo de elmundo.es en marzo de 2010 reseñó que desde 1999 hasta el año de la publicación, al menos 22 mil inmuebles fueron invadidos por familia de bajos recursos.

Invasiones 2021

Como dijimos al inicio durante este medio año, más de 50 intentos de invasión se han registrado en Caracas, las cuales han sido detenidas y soportadas por vecinos de los propios inmuebles, evitando que los colectivos actúen a sus anchas.

Sin embargo, existen casos que datan de años, como lo es el del edificio Mercantil el Comercio, ubicado en la esquina de Dolores a puente Soublette. Parroquia Santa Teresa, municipio libertador.

 

 

Esta estructura fue invadida en el 2012 presuntamente por miembros del colectivo La Piedrita que era liderado, por el también difunto, Robert Serra. Según la información que se conoce sobre este hecho los sujetos ingresaron al inmueble, armados, para tomar la primera planta que era un hostal, mientras sus residentes estaban en el edificio.

El 23 de enero de 2012 ocurrió, en la mañana se escucharon gritos y golpes a las rejas por parte de personas que alegaban ser padre y necesitar vivienda. Los vecinos, luego de intentar evitar la invasión haciendo un llamado a las autoridades; el cual no tuvo respuesta, solo aceptaron que estas personas residieran allí.

Desafortunadamente, el caso continúa, ya que los invasores han tomado la azotea del edificio perjudicando a todos los habitantes, entre los que se encuentran propietarios, copropietario e inquilinos.

La estructura que data de 1949 posee un estudio de patología que indica que sus bases están, inclusos fracturadas; este detalle lo acotamos debido a que los tomistas decidieron construir en la terraza, obra sin sustento arquitectónico y que está deteriorando toda la infraestructura.

 

 

 

 

Por parte de las autoridades las respuestas han sido tardías y las órdenes no son acatadas por los ocupantes ilegales, quienes se disponen a seguir con sus planes sin importar nada, según nos manifestó una de las propietarias de apartamento del edificio.

Según la denuncia que llegó a nuestra redacción entre estas personas hay, presuntamente,  una funcionaria del Cicpc, quien es miembro de esa familia, la cual se apoya en su cargo como funcionario para amenazar a la comunidad, a pesar de ya existir una ordenanza de demolición por parte de la Alcaldía de Caracas.

 

 

La acción que tomaron los invasores luego de conocer la orden de demolición fue agredir los inmuebles de los habitantes y enviar mensajes de amenazas; un claro hostigamiento.

 

 

Estas construcciones ilegales ponen en riesgo la vida de al menos 85 familias, que son intimidadas constantemente, en su propio hogar.