Angel Rafael Lombardi Boscán: País portátil, la dolorosa transición entre siglos (1899-1903)

Angel Lombardi Boscán @LOMBARDIBOSCAN

“Y miré, y había un caballo pálido, y el que lo montaba tenía por nombre la Muerte”.

Pasaje del Apocalipsis

Hay tres crisis internacionales que marcan la pauta en la transición del siglo XIX al XX en Venezuela. 1. El Laudo arbitral de París (1899) en que perdimos el Esequibo y sus 159.000 km2. 2. La Revolución Libertadora (1901-1903) y 3. La Crisis del Bloqueo (1902-1903). Todas tres están vinculadas entre sí de la mano de la política y economía. Pareciera que basta con seguir la ruta del dinero para que la política se explique por sí sola.

La historiografía nuestra, la más adocenada y escolar, siguiendo el esquema “constitucional” ficticio que hace de las hegemonías de José Antonio Páez (1790-1873), José Tadeo Monagas (1784-1868), Guzmán Blanco (1829-1899) y Joaquín Crespo (1841-1898) una especie de reyes tropicales impolutos apenas se detiene en las atrocidades que cometieron en nombre de la ley. Caudillos y militares, todos herederos de nuestra cruel Independencia (1810-1830), fracasaron una y otra vez en hacer realidad el proyecto liberal republicano y católico epicentro del programa iniciado en 1810. Malos gobiernos sostenidos por la fuerza y el abuso desde una sociología de la pobreza. Privó el interés del grupo, de la tribu de turno, que el institucional asociado a la nación.

Los nombres y denominaciones políticas de los distintos partidos, banderías y revoluciones a todo lo largo del siglo XIX procuran solapar una realidad trágica bajo los dictados de la guerra civil permanente. No hay paz: solo violencia en un país desértico, palúdico, analfabeto y despoblado. Y aun así tuvimos los enclaves extranjeros como el de los ingleses en Puerto Cabello y La Guaira y los alemanes en Maracaibo. Inversión de capitales, no muchos, detrás del cacao, la ganadería y el café.

El último presidente/caudillo del siglo XIX, aunque con una semblanza menor, fue Don Ignacio Andrade (1839-1925) que no pudo impedir la arremetida de los andinos tachirenses bajo el liderazgo de Cipriano Castro (1858-1924) y Juan Vicente Gómez (1857-1935). Estos andinos vinieron a cobrar fuerte y fueron capaces de burlar al status quo caraqueño que pensó que sus maneras rurales y primitivas serían fáciles de manipular. Ramón J. Velásquez (1916-2014), en un libro capital: “La Caída del Liberalismo Amarillo” (1977) explica todo éste proceso con la lucidez que le caracterizó siempre.

Cipriano Castro, el sultán del Caribe, un colérico e impulsivo autócrata de verbo fácil e irresponsables maneras para mostrarse en sociedad, fue el catalizador de dos de las tres crisis que inauguran al siglo XX. Nada pudo hacer Castro ante el despojo de los 159.000 km2 de la Guayana Esequiba ya que su verdadero interés nacionalista se fundamentó en concentrar todo el poder para sí mismo. Aunque seamos justos: ya lo del Esequibo era un hecho consumado.

Dónde Castro va a ser protagonista es en la batalla final contra los caudillos regionales desplazados en alianza con el poder económico nacional (Manuel Antonio Matos 1847-1929) e internacional (transnacionales del asfalto; el Cable francés y los ferrocarriles alemanes). Un país pobre hace que sus gobernantes obtengan las riquezas no produciéndolas sino arrebatándolas a los pocos que sí las tienen. Y para ello hay que gozar del monopolio de la violencia desde la legalidad supeditada al servicio del que manda a lo bravo.

A razón de ello Cipriano Castro será el artífice del ejército profesional de Venezuela fundando la Academia Militar en 1903. Antes los ejércitos de los caudillos eran privados; más ahora pasarían a servir al Estado y la nación. Aunque hay un detalle: los ocupantes del Estado harán de ese ejército institucional su propia guardia pretoriana. El tema es más de fondo porque ese nuevo ejército será adiestrado sobre fundamentos técnicos y logísticos muy por encima del que venían utilizando macheteros y choperos. En ésta ventaja militar radicó la victoria de las fuerzas gubernamentales para desbaratar a los partidarios de la Revolución Libertadora, una variopinta alianza de caudillos con apoyo internacional, que fracasaría en dos vitales batallas: La Victoria en 1902 y Ciudad Bolívar en 1903.

El siglo XIX se inició con la pavorosa Guerra de Independencia y sus 200.000 fallecidos sobre una población de apenas 800.000 habitantes. Y continuó y se profundizó aún más con la Guerra Federal (1859-1863) con otros 200.000 fallecidos más. Entre 1899 y 1903, en dos guerras civiles continuas, la Revolución Liberal Restauradora (1899) de Castro y sus andinos y la Revolución Libertadora (1901-1903) de Matos y caudillos aliados, se libraron 372 encuentros militares (210 en la Revolución Libertadora), con un coste de 50.000 vidas. Estos datos nos revelan a una Venezuela débil en su estructura institucional y convertida en campamento militar permanente y con un gusto muy preocupante por el degüello mutuo del prójimo. La Venezuela que soñó Simón Bolívar (1783-1830) y la generación de los Libertadores hecha polvo cósmico ante la perseverancia del error sostenido por las ambiciones personales desmedidas. ¿O no será más bien que ese sueño bolivariano es todo un invento protocolar de las fiestas cívicas y sus desfiles como impostura del poder y retórica de amansamiento?

En 1920, Juan Vicente Gómez ya manda con su puño y terror sobre Venezuela como desierto, sólo existieron: 2.363.138 almas, en su mayoría famélicas y atenazadas por el primitivismo rural. Preferimos la guerra, con su violencia destructiva e iniquidades, a la paz y sus beneficios. Todo el tejido social venezolano fue alimentado por la devastación como vocación profética haciendo de la atadura de los siglos un ritual de sacrificios inútiles.

Para completar éste mar de desgracias, entre 1902 y 1903, potencias como Inglaterra, Alemania e Italia instalan sus acorazados y barcos de guerra sobre los puertos y costas venezolanas aduciendo el cobro de viejas deudas financieras y maltrato sobre sus súbditos en el país debido a la intemperancia del dictador Cipriano Castro. No fue suficiente proclamar: “La planta insolente del Extranjero ha profanado el sagrado suelo de la Patria!” para hacer desistir a las potencias agresoras que bien pudieron concretar la invasión de un país sin posibilidades de defenderse de una manera exitosa. Una vez más nos salvaron los Estados Unidos que prefirieron sostener al incómodo “anti imperialista” Cipriano Castro que permitir que sus competidores internacionales tomaran a Venezuela. Esta vez no fue la Doctrina Monroe (1823) el argumento jurídico salvador, sino la llamada Doctrina Drago, de Luis María Drago quién fuera Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina y que apeló al principio de que ningún Estado extranjero puede hacer uso de la fuerza con la finalidad de cobrar una deuda financiera sobre un país americano. Una vez más, nos salvamos por los pelos.

La novela de Adriano González León: “País Portátil” (1968) retumba ciento cincuenta años después del inicio escabroso de nuestro siglo XIX para testimoniar que la violencia, esta vez de tipo guerrillera y en pleno siglo XX, ya sea en las montañas o ciudades, es la marca de fábrica de un país condenado a repetirse dolorosamente y sin aprender de sus errores. Un país que cabe en una maleta es la mejor metáfora del fracaso como vocación nacional.

Arturo Uslar Pietri, a los 94 años e iniciándose el siglo XXI, fue lapidario al decir su balance pesimista sobre la Historia de Venezuela: “Ya le digo, yo estoy en un estado de ánimo muy malo; no tengo esperanzas; estoy como en el infierno de Dante. Aquí no hay de dónde agarrarse. Es lastimoso un país sin clase dirigente, aluvional, improvisado, improvisante, improvisador. Hay que ver lo que hubiera sido éste país, con esa montaña de recursos, si el gobierno hubiera tenido un poquito de sentido común”.

Dr. Ángel Rafael Lombardi Boscán

Director del Centro de Estudios Históricos de la Universidad del Zulia

@LOMBARDIBOSCAN