China admitió fuga radiactiva en la central nuclear de Taishan

10-06-2005 Central nuclear de Qinshan, en China. PEKÍN, 14 (DPA/EP) Las autoridades chinas están monitorizando los datos ambientales tras una posible fuga en la central nuclear de Taishan, en la región de Cantón, después de que Framatome, empresa francesa copropietaria de la central, informara del incidente. POLITICA ASIA CHINA GUANG NIU

 

Un pequeño número de barras de combustible dañadas provocó una acumulación de gases radiactivos en la central nuclear de Taishan, indicaron este miércoles las autoridades chinas, que descartaron todo peligro.

El canal de televisión estadounidense CNN informó el lunes de una posible “fuga” en esta planta ubicada en el sur de China y que dispone de los únicos reactores EPR de última generación, un diseño que funciona con agua presurizada, que han entrado en servicio en el mundo.

Hasta el momento, Pekín había relativizado los riesgos y explicado que los niveles de radiactividad en la central eran normales.

 

Trabajadores que esperan que el entonces primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, llegue a la central nuclear conjunta chino-francesa de Taishan, en las afueras de la ciudad de Taishan, en la provincia de Guangdong. (Photo by PETER PARKS / AFP)

 

Este miércoles, el ministerio chino de Medio Ambiente y la Autoridad de Seguridad Nuclear dieron las primeras explicaciones técnicas.

En un comunicado común, admitieron un alza de la radiactividad en el interior de uno de los reactores provocada “por unas cinco barras de combustibles dañadas”.

Este fenómeno fue calificado de “común” por las autoridades, debido a “factores incontrolables” durante los procesos de fabricación, transporte o instalación en la central.

Las barras de combustible contienen pastillas de uranio y proporcionan la energía que hace funcionar a un reactor nuclear.

 

La central nuclear conjunta chino-francesa de Taishan se está construyendo en las afueras de la ciudad de Taishan en la provincia de Guangdong. (Photo by PETER PARKS / AFP)

 

El aumento de la radiactividad en la planta se ubica “en el parámetro reglamentario” y “no hay fuga” en el medio ambiente, precisa el comunicado.

La compañía francesa EDF, que tiene el 30% del paquete accionario de la central de Taishan junto con el operador chino CGN, informó el lunes de la presencia de “gases raros” en el circuito primario del primer reactor.

La puesta en servicio de reactores EPR de última generación ha sido objeto de años de retraso en proyectos europeos similares en el Reino Unido, Francia y Finlandia.

 

AFP