Así se propagó el coronavirus en la selección venezolana de fútbol


A horas del inicio de la Copa América 2021, se encendieron las alarmas debido a que 12 miembros de la delegación de Venezuela que participaría en el torneo, resultaron positivo en la primera prueba clínica contra la COVID-19.

Con información de El Farandi

Al llegar a Brasil, La Vinotinto fue sometida a la prueba PCR en la que 12 personas tuvieron resultados positivos. Luego, fueron evaluados nuevamente el pasado sábado, obteniendo los mismos resultados.

De esta forma, la Federación Venezolana de Fútbol se vio en la obligación de convocar a 15 nuevos jugadores para viajar a Brasil e unirse a la selección. Fueron 11 integrantes los contagiados, ocho jugadores y tres del equipo técnico.

Estos se unen al centrocampista Tomás Rincón, capitán del equipo, quien presentó un “malestar físico y un cuadro viral” previo al viaje a Brasil, quedándose fuera de la copa de selecciones más importante del continente.

Osnei Okumoto, secretario de Salud del Distrito Federal de Brasilia, indicó que probablemente los jugadores se contagiaron en Venezuela antes del viaje; ahora están “asintomáticos” y “aislados” en cuartos individuales.

El inicio del caos

Varios periodistas deportivos y seguidores del equipo aseguraron que, en Venezuela, reinó la irresponsabilidad por parte de la selección y el cuerpo técnico, quienes no mantuvieron las medidas de bioseguridad en los encuentros que tuvieron en el país.

Algunos aseguran que el detonante fue el partido Venezuela – Uruguay, realizado el 8 de junio en el Olímpico de la Universidad Central de Venezuela, en Caracas, que terminó con un empate 0 – 0 y una fiesta en las tribunas con influencers y amigos.

“Un partido que debió ser a puerta cerrada terminó convirtiéndose en una completa irregularidad en las tribunas, donde no se respetó el distanciamiento social entre las personas y mucho menos con los jugadores”, indicó una fuente.

En el partido, estuvo presente Nadia Chambra, hija del magnate venezolano dueño y fundador de de Traki, Antonio Chambra, quien hizo uso de sus redes sociales para dejar en evidencia que el uso del tapabocas no se cumplió.

“Seguimos hablando de orgullo venezolano, crack”, escribió Chambra en una foto en la que aparece posando sin el tapabocas junto a su hijo, un par de amigos y Tomás Rincón, el capitán de la selección.

La burbuja que no existió

“¿Había necesidad de hacer una fiesta en la tribuna de la UCV? (…) ¿Era necesario recibir visitas al hotel? La burbuja de la Vinotinto tuvo demasiadas ligerezas. Hoy sufre”, indicó el periodista Giancarlo Figliulo el pasado 12 de junio.

“No sabemos dónde, cuándo y cómo empezó la ola de contagios de COVID-19 en la Vinotinto, pero hubo violaciones de los protocolos en el hotel y en los partidos contra el virus en la selección nacional y eso es innegable”, escribió otro usuario.

El Lidotel del Centro Lido, en Caracas, fue donde se realizó la concentración de la selección venezolana, y a pesar de que se debían aumentar las medidas sanitarias contra la COVID-19, varias imágenes demuestran que no fue así.

María Cristina Santoro, ancla de IVC, comprobó que no existió tal “burbuja sanitaria”. En una foto (que luego eliminó de su Instagram) aparece sonriente con Rafa Romo, Roberto Rosales y Tomas Rincón; y un cubre boca como accesorio.

Varios periodistas que hicieron la cobertura en el sitio aseguraron que la cantidad de personas que entraban y salían del hotel era “una verdadera locura”, ya fueran amigos, familiares o acompañantes.

La supuesta fiesta

Otras fuentes consultadas aseguran que, luego del partido contra Uruguay, hubo una fiesta en el hotel en la que estuvieron presentes varios jugadores. Al parecer, el organizador del jolgorio habría sido Darwin Machís, delantero del equipo.

El atacante venezolano abandonó la concentración el pasado jueves 10 de junio, días después de la supuesta celebración realizada en medio de la cuarentena y a días del inicio de la Copa América 2021.

Es importante resaltar que Machís también enfrenta desde hace meses un problema legal en España, donde juega con el Granada Club. En ese país, está siendo investigado por las autoridades por un delito de lesiones y amenazas.

El deportista habría participado en una trifulca en la terraza de un bar de Málaga. Luego, acudió en calidad de investigado al cuartel de la Guardia Civil de Armilla e indicó que no deseaba declarar y que lo haría únicamente el día del juicio.

Según la agencia de noticias Efe, el juzgado fijó el 16 de junio como fecha para la declaración de los perjudicados y el 21 de junio para las declaraciones de los denunciados, entre los que se encuentra Darwin Machís.