Turista fue violada en un apartamento que alquiló vía Airbnb en Nueva York

Diario NY

Airbnb pagó a una turista australiana $7 millones de dólares después de que supuestamente fue violada en un apartamento alquilado temporalmente en Manhattan (NYC), un pago masivo que es parte del impulso generalizado de la empresa para ocultar incidentes impactantes, afirma un nuevo informe.

Por: Diario NY

La impresionante suma distribuida por el presunto delito es sólo parte de un estimado de $50 millones de dólares anuales que la compañía de vacaciones desembolsa para pagar a los huéspedes en acuerdos legales y para cubrir los daños a las casas de los anfitriones, según Bloomberg News.

La presunta violación en Manhattan ocurrió en las primeras horas del 1 de enero de 2016, después de que la víctima anónima de 29 años y varios de sus amigos alquilaran un apartamento en West 37th Street, a pocas cuadras al sur de Times Square, según el informe publicado el martes.

Los invitados supuestamente recogieron sus llaves de una bodega cercana esa misma noche sin mostrar identificación, luego salieron a una fiesta de Nochevieja. Cuando la víctima regresó de un bar sin sus amigos poco después de la medianoche, el sospechoso, Junior Lee, de 24 años, supuestamente se escondía en el baño. Luego salió a apuntarla con un cuchillo de cocina y la violó, según el reporte.

 

Cuando la policía capturó a Lee más tarde esa noche, supuestamente encontraron un juego de llaves del apartamento en su bolso, junto con un cuchillo y uno de los pendientes de la mujer. Fue acusado de agresión sexual depredadora y podría enfrentar cadena perpetua, según el informe. Lee se declaró “no culpable” y permanece bajo custodia.

 

No está claro cómo Lee habría obtenido las llaves del apartamento. La Sociedad de Asistencia Legal (Legal Aid Society), que según Bloomberg lo representa, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

 

Horas después del presunto asalto, “agentes de seguridad” de Airbnb avisaron a NYPD, recogieron a la mujer y la alojaron en un hotel, trajeron a su madre desde Australia y se ofrecieron a pagar los gastos de salud o asesoramiento.

 

Chris Lehane, un ex consultor político que ahora trabaja como director de comunicaciones globales de Airbnb, temía que el incidente se usara para ayudar a que Airbnb saliera de Nueva York durante la feroz batalla de la compañía de vacaciones con los reguladores municipales.

 

El abogado de la mujer, Jim Kirk, negoció un acuerdo de $7 millones de dólares pagados dos años después del presunto asalto, que le impide culpar o demandar a Airbnb o al dueño del apartamento.

Pero el portavoz de Airbnb, Ben Breit, en un correo electrónico al New York Post, insistió que “En los casos de agresión sexual, en los asentamientos a los que hemos llegado, las sobrevivientes pueden hablar libremente sobre sus experiencias. Esto incluye el caso de Nueva York (…) Nuestro equipo de seguridad trabajó arduamente para apoyar a la sobreviviente después del horrible ataque”.