Guterres promete luchar por un futuro mejor al frente de la ONU

En la imagen, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. EFE/David Fernández/Archivo.

 

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, prometió este viernes que hará todo lo posible durante su segundo mandato al frente de la ONU para avanzar hacia un futuro mejor.

“Les prometo que haré todo lo posible en mi poder durante mi segundo mandato para contribuir a un escenario positivo y de avances”, dijo Guterres ante la Asamblea General poco después de que sus miembros confirmaran por aclamación su designación para un segundo mandato de cinco años, que arrancará el próximo 1 de enero.

Tras agradecer a todos los miembros la confianza depositada en él, Guterres insistió en que el mundo se encuentra ante una “verdadera encrucijada” ante la que hay que tomar decisiones trascendentales.

“Los paradigmas están trasformándose. Las viejas ortodoxias están siendo volteadas. Estamos escribiendo nuestra propia historia con las decisiones que tomamos en este momento. Puede ser de dos maneras: colapso y crisis perpetua, o avance y perspectiva de un futuro más verde, más seguro y mejor para todos”, dijo.

El político portugués, que era el único candidato a la Secretaría General, pronunció su discurso en inglés, francés y español.

En su intervención, insistió también en su compromiso con el multilateralismo, que defendió con ardor durante los últimos cuatro años, especialmente durante la era del expresidente estadounidense Donald Trump, que continuamente lo puso en tela de juicio.

“La pandemia ha revelado la vulnerabilidad que compartimos, nuestra interconexión y la absoluta necesidad de las acciones colectivas. Sentimos un nuevo impulso en todas partes para un compromiso inequívoco de unirnos para trazar un rumbo hacia un futuro mejor”, pronunció.

En este sentido, desgranó algunas de las consecuencias laborales, sanitarias y económicas de la crisis económica desatada por la expansión de la covid-19 que padecen millones de personas en todo el mundo y destacó que entre 119 y 124 millones de personas cayeron en la pobreza extrema en 2020.

El ex primer ministro portugués también llamó la atención sobre el hecho de que las mujeres han sido muchas veces quienes más han sufrido estas consecuencias, así como las desigualdades del sistema internacional.

“Es crucial asegurar que la salida de la crisis y la recuperación socioeconómica sean mucho más equitativas”, declaró, sin olvidar los otros muchos retos a los que se enfrenta el mundo, desde la crisis climática, hasta el retroceso de los derechos humanos, pasando por la contaminación, los conflictos, la falta de regulación del ciberespacio o las crecientes desigualdades.

Guterres también lamentó que los avances para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la ONU se ha marcado para el años 2030 han retrocedido.

“Sobre la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, nuestra hoja de ruta común para un mundo mejor, hemos visto un retroceso en el progreso, tanto en la reducción de la pobreza como en la erradicación del hambre, el acceso a una educación de calidad o la igualdad de género”, advirtió antes de instar a “revertir la situación”.

En su discurso, también dedicó una parte a hablar del organismo internacional e instó a la transparencia y rendición de cuentas dentro de la ONU y a consolidar la reformas del organismo, desarrollar nuevos métodos de trabajo, acelerar la transformación tecnológica y avanzar hacia una cultura que reduzca la burocracia innecesaria y simplifique y potencie un trabajo de colaboración.

“Sin duda, las tareas que tenemos por delante son colosales. Pero estoy seguro de que podemos estar a la altura de los desafíos”, sentenció antes de describirse como un humilde y optimista servidor público.

EFE.