Las secuelas que arrastra De Bruyne tras su doble fractura en la final de Champions

De Bruyne celebra el segundo gol de Bélgica ante Dinamarca (REUTERS/Stuart Franklin)

 

La imagen generó mucha preocupación en la final de la Champions League que se jugó en Portugal. En el duelo entre Chelsea y Manchester City, Kevin de Bruyne recibió un fuerte golpe del alemán Antonio Rüdiger y quedó tendido en el suelo. Tan dura fue la entrada del defensor del seleccionado bávaro que el volante belga dejó la cancha con signos de dolor. Poco tiempo después, se confirmó que el futbolistas de los Ciudadanos sufrió una doble fractura en el rostro, razón por la cual tuvo que ser operado en la previa a la Eurocopa 2020.

Por Infobae

A pesar de las dudas que se generaron, de Bruyne se pudo sumar al equipo que dirige el español Roberto Martínez para competir en el máximo torneo de selecciones europeas y este jueves fue una de las figuras en el triunfo de Bélgica ante Dinamarca por 2-1, en la que anotó el segundo tanto de su conjunto y dio la asistencia en el tanto de la igualdad.

Luego de su gran actuación ante el combinado danés, el propio jugador dio detalles de las consecuencias que tuvo que padecer tras la operación del pasado 4 de junio. “No siento nada en el lado izquierdo de la cara. Es como si estuviera anestesiado”, confesó el mediocampista del City en el canal Sporza.

“Pueden pasar seis meses antes de que vuelva mi sensibilidad. Es muy molesto, pero puedes jugar”, agregó de Bruyne. Según los medios, la pérdida de sensibilidad que tiene uno de los baluartes del conjunto belga es a la altura de la nariz.

Una vez que finalizó el encuentro que se disputó en el Parken Stadion de la ciudad de Copenhague, el volante explicó que se sintió con “algo de miedo en ir fuerte en los duelos de cabeza”. Además, sumó a su explicación que “la fractura no está completamente curada, pero me sentí bien al final del partido. No me dolía”, concluyó De Bruyne.

Es válido recordar que el futbolista de 29 años abandonó la final a los 14 minutos del segundo tiempo con su equipo en desventaja tras la violenta entrada de Rüdiger. El defensor del Chelsea sólo recibió una amonestación por la agresión. Luego de ser atendido, Pep Guardiola decidió sacarlo del campo y el jugador blega se dirigió directo al vestuario por indicaciones de los médicos de City. Una vez que de Bruyne fue revisado en las entrañas del estadio Dragao de la ciudad de Porto, el mediocampista se sumó al banco de suplentes y las imágenes mostraron cómo se colocaba hielo en las zonas inflamadas.

“Acabo de regresar del hospital. Mi diagnóstico es fractura aguda del hueso de la nariz y fractura orbitaria izquierda. Me siento bien ahora. Todavía estoy decepcionado, obviamente, pero volveremos”, fueron las palabras que utilizó el propio de Bruyne luego de que fue revisado.

Hasta el momento, Bélgica es uno de los equipos más destacados de la Eurocopa 2020. El conjunto de Martínez es líder del Grupo B con 6 puntos gracias a los triunfos ante Rusia (3-0) en el estreno de la competición y el de este jueves ante el equipo dánes (2-1) luego de comenzar perdiendo a los dos minutos del inicio del encuentro. Gracias a sus dos victorias, los belgas ya están clasificados a los octavos de final del certamen y el próximo lunes cerrarán la primera fase ante Finlandia.