¿Habrá más infecciones sexuales cuando termine la pandemia?

 

Un anuncio viral de chicle muestra escenas de la vida pospandémica: personas que se asoman lentamente detrás de puertas cerradas, cierran sus computadoras portátiles antes de salir a la calle sin máscara de sus guaridas llenas de papel higiénico. Los actores, sucios y descuidados, corren alegremente hacia el parque más cercano donde cada uno procede a abalanzarse sobre el primer extraño que encuentran e iniciar una apasionada escena, ambientada con la balada de Celine Dion “It’s All Coming Back to Me Now”.

Por Infobae

Han pasado más de 100 años desde que la pandemia de gripe “española” ahogó la vida sexual en la medida en que se ha experimentado durante el COVID-19. La gente ha mantenido su distancia social y sexual, un deseo sofocado por el miedo al contagio. “En su mayor parte, nuestros apetitos sexuales languidecieron junto con nuestras mentes mientras agotábamos nuestra energía tratando de sobrevivir, indica Ina Park, profesora asociada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Berkeley en California, especializada en infecciones sexuales.

Estudios del Reino Unido, China, Israel y Australia encontraron que entre el 40 y el 60% de las personas redujeron su número de parejas sexuales o la frecuencia de las relaciones durante la pandemia. Como consecuencia de la abstinencia colectiva, las tasas de infecciones de transmisión sexual (ITS) se desplomaron en el segundo trimestre de 2020, después de alcanzar niveles récord en 2019.

Ahora que las vacunas empiezan a llegar, hay pocas cosas que impidan volver a tener relaciones sexuales. “Nuestra memoria muscular en torno al sexo será como la de andar en bicicleta -explica la especialista-: incluso si no lo hemos hecho durante un tiempo, todavía no hemos olvidado cómo”. Durante casi dos décadas antes de la pandemia, la sexualidad había estado en una pendiente descendente, incluso entre los grupos demográficos de edad más sexualmente activos. En un estudio de más de 9.000 adultos basado en encuestas de 2000 a 2018, un tercio de los hombres jóvenes de entre 18 y 24 años no reportaron actividad sexual en 2018; la actividad también disminuyó durante el período de estudio tanto para hombres como para mujeres de 25 a 34 años.

Para aquellos que vuelven a tener relaciones sexuales, es lógico pensar que un año de vivir con COVID, ponerse máscaras, hacerse la prueba y negociar una socialización segura se traduciría en hablar sobre sexo más seguro. “No es así -indica Lisa Wade de la Universidad de Tulane, quien entrevistó a más de 120 estudiantes universitarios sobre el comportamiento sexual durante la pandemia-. A pesar de la diversidad de raza, orientación sexual y experiencia sexual previa entre los participantes del estudio, cuando se les preguntó si vivir a través de COVID ha cambiado su forma de pensar sobre el sexo y las ITS, sus respuestas son sorprendentemente consistentes: una nariz arrugada, una mirada de confusión y un rotundo “no””.

Los estudiantes de Wade es están testeando de COVID un promedio de entre 2 y 3 veces por semana y no tienen reparos en preguntarse unos a otros sobre los resultados de sus pruebas. Sin embargo, consultarse sobre las pruebas de detección de ITS no es algo tan natural. Las ITS todavía están acompañadas de un estigma que envuelve estas discusiones en juicios como, “¿por qué necesitarías hacer la prueba?” y “¿qué has estado haciendo?” Incluso aquellos que se sienten cómodos pidiendo a otros que usen una máscara pueden encontrar incómodo pedirle a su pareja que use condones o se encuentran con resistencia cuando se hacen tales solicitudes.

La resistencia a la protección sexual atraviesa el género, la edad y la orientación sexual. Los investigadores del VIH han entendido desde hace mucho tiempo el concepto de “fatiga del condón” entre los hombres que tienen sexo con hombres, un cansancio que se experimenta después de años de que las campañas de prevención del VIH les dijeran que usaran condones. Como descubrió Benjamin Klassen de la Universidad Simon Fraser en 2019, los preservativos entre los hombres homosexuales ahora tienen un estatus similar al del transporte público: algo que le encantaría que todos los demás usaran sin tener que usarlo uno mismo.

Los condones también están perdiendo popularidad con el conjunto de la Generación Z, a pesar de que los adolescentes son el grupo de edad más propenso a usarlos. Según la Encuesta de comportamiento de riesgo juvenil de los CDC en Estados Unidos, su uso por parte de estudiantes de secundaria durante su último encuentro sexual disminuyó del 62% en 2007 al 54% en 2019. El panorama es aún peor para la protección sexual en la práctica el sexo oral. Juliet Richters, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, descubrió que menos del 10% de las mujeres australianas que tuvieron relaciones sexuales con mujeres habían usado alguna vez un protector dental, y solo el 2% los usaba de manera constante.

En la era actual de innovación tecnológica, deberían existir soluciones inteligentes o un láser de explosión STI. Sin embargo, los condones siguen siendo el único dispositivo de prevención multipropósito que proporciona tanto anticoncepción como protección contra las ITS/VIH. Pero, con suerte, eso va a cambiar. Grupos como la Iniciativa global para Tecnologías de Prevención de Usos Múltiples (IMPT) están trabajando para avanzar en el desarrollo de al menos 20 productos: píldoras, anillos, diafragmas, geles, inyectables e implantes, y cada producto brinda protección contra al menos con dos situaciones: embarazo no planificado, ITS o VIH.

La Fundación Gates trató de intentar un mejor preservativo, ofreciendo subvenciones iniciales de $100.000 a empresas en 2013 para desarrollar un condón de próxima generación que “preservara o aumentara el placer” con el fin de “mejorar la asimilación y el uso regular”. Para 2019, tres de los 11 ganadores iniciales habían recibido $ 1 millón adicional para avanzar a la etapa de ensayo clínico. Queda por ver si estos productos sobrevivieron a la pandemia y llegarán al mercado. Al menos por el momento, las ventas de condones tradicionales están aumentando , “pero es poco probable que duren mucho tiempo ya que las personas volverán a caer en sus viejos patrones de uso”, afirma Wade.

Simpre hay esperanza de una vacuna contra las ITS. Si bien no hay ninguna disponible de inmediato, se están realizando nuevos ensayos clínicos de vacunas contra el herpes y la gonorrea. Y como ha demostrado Operation Warp Speed, las empresas farmacéuticas pueden crear vacunas eficaces rápidamente con suficiente voluntad política y apoyo financiero.

“Pero no importa si el futuro de la prevención es un mejor condón, un nuevo dispositivo o una vacuna contra las ITS -sugiere Park-, lo que es crucial es tener productos de prevención que la gente realmente use”. Si las predicciones de un verano de amor post-COVID son ciertas, entonces seguramente seguirá un aumento en las ITS y el VIH. Se necesitarán más que los viejos métodos de barrera para satisfacer las necesidades actuales de la población sexualmente diversa. “Debemos invertir en el desarrollo de nuevos productos de prevención ahora -insiste Wade-, o corremos el riesgo de ser atrapados con los pantalones bajos más tarde”.