Las economías emergentes enfrentan un desafío difícil en la transición energética

Irene Idalgo enciende fuego en el rin de la rueda de un carro a modo de estufa para cocinar con trozos de madera, en Maracaibo (Venezuela). EFE/Henry Chirinos

 

Las preocupaciones por el clima están impulsando una aceleración en la transición global hacia fuentes de energía ambientalmente sostenibles, con implicaciones significativas para los mercados emergentes, ya que buscan mantenerse al día con el alto crecimiento de la demanda a largo plazo.

Por Oxford Business Group en OilPrice | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Como señal de la creciente influencia de los estándares ambientales, sociales y de gobernanza (ESG en inglés) en la industria energética, tres de las principales empresas energéticas del mundo experimentaron recientemente desarrollos significativos que podrían cambiar drásticamente la forma en que hacen negocios.

En un fallo histórico, el 26 de mayo, un tribunal holandés ordenó a Royal Dutch Shell que redujera sus emisiones de carbono en un 45%, medido con los niveles de 2019, para 2030.

La demanda fue presentada por siete grupos, incluidas las organizaciones medioambientales Greenpeace y Friends of the Earth Netherlands, en nombre de 17.000 ciudadanos holandeses, y afirmó que la empresa estaba amenazando sus derechos humanos al seguir invirtiendo en combustibles fósiles.

Aunque Shell, que había presentado previamente un plan de reducción de carbono, se ha comprometido a apelar el fallo, la decisión es indicativa de la creciente presión sobre las grandes empresas de energía para mejorar sus credenciales climáticas.

El mismo día de la sentencia judicial, los accionistas del gigante energético estadounidense Chevron votaron a favor de una propuesta para reducir las emisiones generadas por el uso de los productos de la empresa, mientras que un día después, el 27 de mayo, el fondo de cobertura Engine No.1 fue logró destituir a dos de los miembros de la junta de Exxon Mobil como parte de un intento por cambiar los esfuerzos de la compañía hacia el cambio climático.

Si bien estos dos últimos desarrollos no contienen pasos concretos hacia la descarbonización, sí resaltan el apetito de los inversores por estándares ESG más estrictos y una transición más rápida a las fuentes renovables.

De hecho, muchos analistas financieros creen que los bancos enfrentarán nuevos requisitos de capital en el futuro en función de la exposición de sus préstamos al cambio climático. Si bien los reguladores aún no han publicado reglas vinculantes, las directrices del Banco Central Europeo publicadas en noviembre del año pasado instruyeron a los bancos a tener en cuenta los riesgos climáticos al evaluar los requisitos de capital.

Además, en un ejemplo de desarrollos gubernamentales, el 25 de mayo, los ministros de clima y medio ambiente del G7 acordaron poner fin al apoyo directo del gobierno a la generación de energía a base de carbón para fines de este año y se comprometieron a prohibir los subsidios a los combustibles fósiles para 2025.

El camino hacia el cero neto

Estos esfuerzos para mejorar la sostenibilidad se producen en medio de la publicación de planes climáticos detallados de carbono neutral para la industria energética, que representa alrededor de las tres cuartas partes de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

A mediados de mayo, la Agencia Internacional de Energía (AIE), una organización intergubernamental con sede en París, publicó el informe “Cero neto para 2050”, la primera hoja de ruta energética integral que detalla cómo el sector energético puede lograr emisiones de carbono netas cero para 2050.

Con 400 hitos para lograr el objetivo, el informe pide una prohibición inmediata de la inversión en nuevos proyectos de combustibles fósiles a nivel mundial, junto con la prevención de ventas de nuevos automóviles de pasajeros con motor de combustión interna a partir de 2035.

Para satisfacer la demanda, prevé un despliegue masivo de energía renovable, que, según la hoja de ruta, representaría casi el 90% de la generación de electricidad para 2050. Por ejemplo, describe un aumento de 20 veces en la capacidad solar entre ahora y 2050 y una expansión de 11 veces para la energía eólica.

Si bien la energía solar se convertiría en la fuente de energía más grande según el plan, los combustibles fósiles caerían de los niveles actuales de casi cuatro quintas partes del suministro de energía global a un poco más de una quinta parte.

Reconociendo que la hoja de ruta es ambiciosa, la AIE asigna una gran responsabilidad a los gobiernos para promover tecnologías y formas de energía ambientalmente sostenibles para alcanzar el objetivo de cero neto.

“Hacer realidad las cero emisiones netas depende de un enfoque singular e inquebrantable de todos los gobiernos, trabajando juntos entre sí y con empresas, inversores y ciudadanos”, afirma el informe. “Todas las partes interesadas deben hacer su parte. Las medidas de amplio alcance adoptadas por los gobiernos en todos los niveles en la vía del cero neto ayudan a enmarcar, influir e incentivar la compra por parte de los consumidores y la inversión por parte de las empresas “.

Desafíos y oportunidades de los mercados emergentes

Este impulso por la neutralidad de carbono y la mejora de la sostenibilidad ambiental coloca un conjunto único de presiones en los mercados emergentes.

Por ejemplo, el informe de la IEA establece que los mercados emergentes representarán la mayor parte de la demanda de electricidad en las próximas décadas a medida que las economías se industrialicen y crezcan. Quizás igualmente desafiante es el hecho de que muchos de los grandes productores de petróleo y gas del mundo son mercados emergentes en el Medio Oriente y África.

En una indicación de que los productores de petróleo se están adaptando a las nuevas demandas, a principios de mayo Qatar y Arabia Saudita se unieron a Canadá, Noruega y los EE. UU. Para establecer el Net-Zero Producers Forum, un organismo diseñado para idear estrategias a largo plazo para alcanzar emisiones globales netas cero.

Arabia Saudita, el mayor productor de petróleo del mundo, tiene planes particularmente ambiciosos para convertirse en líder en la transición energética. El país apunta a derivar el 50% de su electricidad de fuentes renovables para 2030, un aumento dramático del 0.05% en 2018.

Con este fin, en abril dio a conocer la planta solar Sakaka de 300 MW, el primer proyecto de energías renovables a gran escala del país, al que siguió el anuncio de que se habían firmado acuerdos para siete nuevos proyectos solares, con una capacidad combinada de 3,7 GW. .

Si bien la transición energética requerirá sin duda alguna una reestructuración económica significativa de los países que obtienen una gran parte del PIB del petróleo y el gas, también se pueden obtener considerables beneficios económicos.

La IEA estima que, si bien se perderán unos 5 millones de puestos de trabajo a nivel mundial en el abandono de los combustibles fósiles, se prevé la creación de unos 14 millones como resultado del desarrollo y la inversión en energías renovables.