Bartender salvó a dos mujeres de un acosador en Florida

Diario NY

Max Gutierrez, un “bartender” en Florida, pasó a la historia de redes sociales como el “salvador” de dos mujeres que estaban siendo presuntamente acosadas por otro cliente en el bar.

Por: Diario NY

El barista que labora en un establecimiento en St. Petersburg saltó a la fama en el ciberespacio luego de que una de las víctimas del supuesto acosador compartiera en Twitter una imagen suya con el mensaje camuflado en un supuesto recibo de cuenta.

 

“¡Este hombre me estaba acosando a mí y a mi amiga y el barista me pasó esta nota como pretendiendo que era mi recibo! Legítimamente, el tipo de bartender que todo el mundo necesita”, lee la entrada de la joven de nombre Trinity Allie.

El mensaje en el papel que simulaba un recibo leía: “Si este tipo te está molestando, pon tu cola de caballo en tu otro hombro y nosotros lo sacamos. Me está dando miedo”.

 

Y precisamente eso fue lo que terminó ocurriendo.

 

En un tuit posterior, la joven explicó que Gutiérrez sacó al hombre del lugar.

 

“Necesitas alejarte de estas chicas que claramente no están interesadas”, ordenó el empleado antes de remover al cliente a la fuerza.

 

Allie aclaró que la foto que compartió en redes fue tomada luego del incidente no mientras estaban siendo acosadas.

Es parte del trabajo, revela el “heroico” “bartender”

Posteriormente, en una entrada en Reddit, el barista indicó que situaciones como esta con clientes problemáticos no son extrañas para él.

 

“Esto es algo que aprendes de baristas más experimentados”, contestó Gutiérrez al ser cuestionado sobre la estrategia de protección a través del recibo.

 

“Eventualmente, te vuelves experto leyendo a las personas, lenguaje corporal, etc. Este chico estaba emitiendo vibraciones muy extrañas por buen tiempo, yo lo estaba mirando, le traté de dar una oportunidad, traté de que las chicas le dijeran que no y el asunto quedara ahí, pero él no aceptó un ‘no’ como respuesta y siguió molestándolas así que posteriormente le grité y hice que se fuera”, relató el empleado.

“A mí, honestamente, no me gusta gritar o avergonzar a la gente, pero he descubierto que es una de las mejores maneras de manejar a los raros. Llamarles la atención delante de otra gente es usualmente suficiente para que se den la vuelta y se retiren”, expuso.