Venezolano refugiado en Trinidad y Tobago regala pescado para ayudar a los desempleados

Carlos Hernández distribuye pescado gratis frente al edificio La Casita en la calle Farfán en Arima. Más de 100 personas pudieron recibir una bolsa de cro-cro y una harina de maíz. – Grevic Alvarado

 

Carlos Daniel Hernández es un refugiado venezolano agradecido a Dios y a Trinidad y Tobago, el país que le abrió sus puertas hace cinco años.

Por: Grevic Alvarado | News Day

Hernández es oriundo de Maracay, Venezuela y desde que llegó a Trinidad y Tobago en 2016 ha trabajado en varios trabajos para ayudar a su familia.

“En los últimos años he trabajado en el mundo de la pescadería y gracias a muchos amigos trinitarios he aprendido todo lo relacionado con este negocio”, dijo.

Hernández le dijo a Sunday Newsday que hace poco más de un año, él y su hermano Maikol decidieron comenzar su propio negocio, vendiendo pescado.

“Nos mudamos por toda Trinidad, tenemos pescadores de varios lugares que nos abastecen semanalmente a buenos precios y eso nos ayuda a promover el pescado local y venderlo a buenos precios a la comunidad”, dijo.

La pandemia de Covid19 ha afectado a cientos de amigos venezolanos de Hernández en Trinidad y Tobago y al ver que su negocio se mantenía estable, él y su familia decidieron ayudar a los más vulnerables que quedaron sin trabajo debido a las restricciones y la falta de trabajo.

Desde que comenzó su propio negocio, Hernández ha hecho muchos más amigos en el área de pesca y varios de ellos lo ayudan con el proyecto dando donaciones de pescado para los pobres.

“No es que tengamos todo el dinero del mundo para regalar, estamos agradecidos con Dios”, dijo Hernández.

Esta es la cuarta semana del proyecto.

“Comenzamos en Santa Helena, pero la semana pasada se me unieron dos proveedores de Trinidad que apoyaron la iniciativa y se establecieron en Chaguanas y Charileville para distribuir también pescado mixto gratis. Ese sábado regalamos más de 5,000 libras entre los tres camiones”, dijo Hernández.

Dijo que el proyecto no es solo para ayudar a los venezolanos.

“El objetivo es darles a los demás un poco de las bendiciones que Dios nos da, por eso nuestro trabajo es para todas las personas que se encuentran en situaciones difíciles a causa de la pandemia”.

Luego de dos días de repartir pescado gratis, Hernández decidió hacerlo público a través de las redes sociales de los venezolanos en Trinidad y Tobago.

“Queremos ayudar a la gente con un poco de lo que vendemos. Ha habido días en los que otras personas nos ayudan con comida y frutas que también se incluyen en la bolsa de pescado”, dijo Hernández.

El viernes, con el apoyo de La Casita entregaron más de 800 libras de pescado a las familias afectadas por las restricciones en Arima.

Algunas de las personas que recibieron paquetes de pescado y harina de maíz el viernes. – Grevic Alvarado

Más de 100 personas pudieron recibir una bolsa de pescado cro-cro y harina de maíz.

“Es un esfuerzo de equipo, Carlos con su hermoso proyecto da pescado y nosotros desde La Casita ayudamos con la harina de maíz”, dijo Andreina Briceno Brown, directora de La Casita.

Las personas fueron invitadas de acuerdo con las condiciones socioeconómicas de las familias de refugiados registradas previamente a través de un censo.

Sin embargo, la cantidad de pescado fue mucho mayor de lo esperado y más personas se beneficiaron de la generosidad.

El proyecto de Hernández comienza su impulso en un momento importante en el que más personas necesitan ayuda y justo cuando hoy se conmemora el Día Mundial del Refugiado.

Espera que no solo más pescadores tengan esta misma iniciativa para ayudar a otros, también hace un llamado a todas las personas que tienen sus negocios a contribuir a los más vulnerables.

“Como refugiados en Trinidad y Tobago tenemos muchas cosas buenas que aportar a este país, estoy seguro de que si trabajamos junto con los trinitarios daremos el ímpetu para que Trinidad y Tobago aumente después de la pandemia”, dijo Hernández.

Esta teoría también es promovida por Briceno Brown.

Dijo: “Basta observar a un venezolano, cubano, dominicano, cubano, guyanés o de cualquier otra nacionalidad que actualmente vive en Trinidad y Tobago para darse cuenta del esfuerzo que hacen para seguir avanzando por los caminos de la vida”.

Miles son refugiados en Trinidad y Tobago, especialmente venezolanos y guyaneses que han llegado a este país en busca de mejores condiciones de vida que sus países de origen no les permiten debido a diversas situaciones socioeconómicas.

Aquí, la gran mayoría consigue trabajos muy diferentes a sus profesiones, algunos reciben un trato inhumano por parte del inconsciente, pero sirven para sacar a relucir su resiliencia y demostrar que también son seres humanos.

“Hay tantas preocupaciones sobre las situaciones y los problemas a los que se enfrentan los refugiados en este momento. La necesidad y el confinamiento han impactado la vida de muchos de ellos y sus actitudes ante la adversidad muestran el coraje, la fuerza y ??la resistencia que han desarrollado para integrarse, asentarse y reconstruir sus vidas”, dijo.

Briceno Brown, un luchador comunitario que apoya a la comunidad inmigrante en Trinidad y Tobago, destacó que incluso en circunstancias difíciles hay jóvenes que crean historias a través de su música, maestros de artes marciales que imparten clases en línea, refugiados que plantan jardines y jardines comunitarios, mujeres que realizan cursos de capacitación para empoderarse y ayudar a los demás”, dijo Briceno Brown.

También destaca la generosidad de muchas personas locales por cada gestión comunitaria de los refugiados.

“Es un esfuerzo entre todos. Se ha fomentado la comprensión y la empatía hacia los refugiados que también son seres humanos, porque se ha demostrado que los buenos somos más”.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) registró el mes pasado alrededor de 25.000 venezolanos refugiados en Trinidad y Tobago, que llegan huyendo de los problemas socioeconómicos y políticos que atraviesa el país vecino desde hace varios años.

En 2019, el gobierno otorgó amnistía y permisos de trabajo a 16.523, quienes actualmente esperan la renovación de sus tarjetas.

Sin embargo, como resultado de las restricciones de Covid19, muchos de ellos están desempleados y planean regresar a casa.

La semana pasada, Sunday Newsday informó que unos 8.000 refugiados aquí se inscribieron en tres listas para una posible repatriación a Venezuela.

Traducción libre del inglés por lapatilla.com