Expertos pronostican volatilidad del crudo debido a debilidad de la oferta

El humo se eleva de una quemadura en una refinería de petróleo en Corpus Christi, Texas, EE. UU. REUTERS / Adrees Latif

 

 

Es probable que los precios del crudo sean extremadamente volátiles en los próximos años, impulsados más por las limitaciones de la oferta que por la demanda ante un mayor financiamiento de tecnologías para la energía renovables dijo Castleton Commodities International, con sede en Estados Unidos.

“Se podrían ver picos de hasta 100 dólares el barril, incluso 130 dólares, y también se podría registrar un descenso a 35 dólares (…) en el futuro”, dijo William Reed II, director ejecutivo de Castleton, en el FT Global Commodities Summit.

“La pregunta es qué sucede primero. ¿Pico de demanda o pico de inversión?”

Sus comentarios replican los de firmas europeas que ven un retorno a 100 dólares como una posibilidad real. El petróleo no ha estado sobre ese umbral, ni siquiera en 90 dólares, desde una fuerte recesión en 2014 cuando el aumento del crudo de esquisto estadounidense convulsionó los mercados globales.

Reed dijo que una descarbonización inmediata del mundo era arriesgada e imposible y cree que su compañía seguirá centrada en los mercados de gas natural y energía, ya que la demanda aumentará con la transición energética.

El ejecutivo indicó que el repunte del barril no estaba vinculado a un superciclo más amplio, que está cotizando en torno a los 70 dólares el barril.

Metales como el cobre y el aluminio alcanzaron recientemente máximos de varios años y las nuevas necesidades de infraestructura para satisfacer las demandas de energía en la transición energética están preparadas para impulsar precios aún más altos.

“Hay una recuperación de COVID (…), estos precios (del petróleo) de 60 o 70 dólares (el barril) no son tan impactantes. Hemos estado en ese vecindario durante bastante tiempo, agregó.

Reed espera que la demanda regrese en gran medida a los niveles anteriores a COVID para fines de este año, dependiendo del producto petrolero, el riesgo de variantes de COVID y el acceso a las vacunas en los mercados emergentes.

Reuters