La ONU pide poner fin al embargo de Cuba mientras EEUU e Israel se oponen

(EFE/ Giorgio Viera)

Durante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, se volvió a tocar el punto de poner fin al embargo estadounidense contra la dictadura del régimen cubano, con la aprobación de una resolución a la que únicamente se opusieron los Estados Unidos e Israel.

Tras un año de pausa por la pandemia, Cuba volvió a llevar ante Naciones Unidas su habitual denuncia del embargo, que desde 1992 se viene aprobando anualmente con un respaldo abrumador de la comunidad internacional.

Tras llevarse a cabo la votación 184 países estuvieron a favor, mientras que dos en contra, y tres abstenciones como Colombia, Ucrania y Emiratos Árabes Unidos, y Brasil que no se pronunció.

En su presentación de la resolución, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, acusó a Estados Unidos de haber aprovechado la pandemia de la covid-19 para aumentar la presión sobre su país.

“El Gobierno de los Estados Unidos asumió el virus como aliado en su despiadada guerra no convencional, recrudeció de manera deliberada y oportunista el bloqueo económico, comercial y financiero; y provocó al país pérdidas récord por alrededor de 5.000 millones de dólares”, señaló Rodríguez ante la Asamblea General.

En total, Cuba asegura que el embargo causó el año pasado 9.157 millones en pérdidas al país, con diferencia la cifra más alta denunciada hasta ahora por las autoridades cubanas desde que se impusieron las sanciones hace casi seis décadas.

En los últimos meses, el Ejecutivo cubano ha llevado a cabo una intensa campaña para denunciar el embargo, endurecido por el expresidente Donald Trump (2017-2021) con nuevas sanciones durante su reciente mandato de cuatro años.

En un intento de ahogar la economía de Cuba, Trump estableció medidas para dificultar aún más sus transacciones económicas y la llegada de turistas estadounidenses y, además, incluyó al país caribeño en la lista de patrocinadores del terrorismo.

El Gobierno de Joe Biden, mientras, ha prometido revisar estas acciones, pero por ahora ha dejado claro que no ve la cuestión cubana como una prioridad.

En la reunión de hoy, la delegación estadounidense defendió que las sanciones son una “herramienta legítima” de política exterior y subrayó su apoyo a la lucha por la “libertad” de los cubanos.

Con información de EFE