Red venezolana estafó un millón de euros con la excusa de ayudar a niños con cáncer

Nicole Chocron (i), en una entrevista a la Fundación Walkim en los estudios de Radio Marca. E.E.

 

 

Recaudaron un millón de euros para luchar contra el cáncer infantil, pero sólo destinaron 4.000 a tal fin. El resto se lo quedaron. Es la última estafa piramidal que han descubierto los Mossos d’Esquadra alrededor de la Fundación CIBI, una obra social con sede en L’Hospitalet de Llobregat que operaba desde 2017 bajo el control de un clan familiar de origen venezolano. Al frente de todo estaba ella.

Por Luis Casal David López Frías | El Español

Se trata de Nicole Chocron Obadia, directora, presidenta y fundadora de CIBI, que operó la presunta estafa junto a miembros de su familia. El pretexto de la entidad benéfica era, según su web ya borrada, promocionar y financiar proyectos de apoyo a familias de menores con cáncer, pero acabaron financiándose a sí mismos. Del millón recaudado tenían que haber destinado, como mínimo, un 70%, pero a lo largo de cuatro años sólo donaron el 0,47%: 4.000 euros.

La fundación acumulaba algo más de 12.300 “huchas solidarias” repartidas por España, una especie de cajas para recoger donativos con los que, teóricamente, llevaban a cabo las campañas de ayuda a niños con cáncer y a sus familias. Las situaban en lo que llamaban “red de comercios solidarios”, una lista de tiendas, asociaciones y hospitales que les dotaban de espacio para colocar las huchas. Además, promocionaban una cuenta corriente para microdonaciones y una cuota mensual. Casi todo el dinero fue desviado a sus bolsillos.

Chocron, casada con un empresario barcelonés, fue detenida el 14 de junio junto a otros dos miembros del patronato de CIBI, ambos de su familia. Un cuarto implicado se encuentra en paradero desconocido, posiblemente fuera de la Unión Europea.

Uno de los carteles promocionales en los dípticos de la Fundación CIBI. E.E.

 

La investigación, dirigida por el Juzgado de Instrucción 20 de Barcelona, ha decretado cautelares sobre el patrimonio de los investigados, ha bloqueado sus cuentas corrientes y ha suspendido de forma cautelar la inscripción de CIBI en el Protectorado de Fundaciones. Tras pasar a disposición judicial, los tres se encuentran en libertad bajo fianza, con la prohibición de salir de España.

Lea más en El Español