John McAfee, el emprendedor mediático que vivió sus últimos años como un forajido

John McAfee vivió su vida al límite (Foto: REUTERS/Darrin Zammit Lupi)

 

John McAfee, el excéntrico empresario británico-estadounidense del sector del software que vendió su empresa antivirus homónima en los años 90 y se embarcó en una vida itinerante de actividades extrañas, a menudo supuestamente delictivas, adoptando el personaje de un pícaro forajido, fue encontrado muerto en su celda de la prisión cerca de Barcelona. Tenía 75 años.

Por infobae.com

El personal de seguridad intentó sin éxito reanimar a McAfee, horas después de que un tribunal español autorizara su extradición a Estados Unidos por cargos de evasión fiscal. Había sido detenido en España en octubre de 2020.

Descrito como beligerante, que buscaba la atención y era muy mediático, McAfee también era considerado un genio de la tecnología. Creó empresas de alta tecnología, como McAfee Associates, una empresa de software de seguridad cuyo producto se convirtió en uno de los programas antivirus más vendidos.

En la década de 1980, cuando los ordenadores personales se convirtieron en algo habitual y empezó a surgir el malware, McAfee, que entonces era un ingeniero de éxito en Silicon Valley, ideó una forma de bloquear el primer virus informático conocido, apodado el Cerebro Paquistaní, que limpiaba el disco duro de un PC.

Infectó a propósito su PC con el virus y luego escribió un programa para desactivar al invasor. Ese programa se convirtió en la base de su empresa, que fundó en 1987 en su casa de 700 metros cuadrados en Santa Clara, California. En cinco años, McAfee Associates controlaba casi el 70% del mercado de antivirus para ordenadores de sobremesa, la mitad de las empresas de Fortune 100 utilizaban su software y McAfee ganaba 5 millones de dólares al año.

Con la riqueza que obtuvo al vender la empresa en 1994 –según se dice, por 100 millones de dólares-, el autoproclamado “amante de las mujeres, la aventura y el misterio” inició una serie de hazañas que le llevaron, según sus cuentas, a 21 detenciones en 11 países por delitos relacionados con la violación de armas, el tráfico de drogas, la evasión fiscal y el fraude de valores.

Quizá su odisea más extraña tuvo lugar en Belice. Llegó al país centroamericano de habla inglesa en 2008 para forjarse una nueva vida tras sufrir reveses financieros y problemas legales en Estados Unidos. Cuatro años después, se convirtió en el principal sospechoso de una investigación por asesinato.

Las autoridades acusaron a McAfee de haber reunido un ejército privado de ex convictos bien armados y de haberse convertido en narcotraficante, cargos que él negó. Tenía fama de paranoico y dejaba a sus perros guardianes en libertad en la playa cercana a su casa.

El vecino de McAfee, un empresario estadounidense expatriado de 52 años llamado Gregory Faull, empezó a preocuparse porque los perros mordían y amenazaban a la gente y se quejó repetidamente a su dueño, sin éxito.

Cuando cuatro de los canes fueron encontrados envenenados, McAfee, al parecer, se enfureció diciendo que Faull era el culpable. Dos días después, el 11 de noviembre de 2012, Faull fue encontrado muerto. Había recibido varios disparos en su casa.

La investigación policial se centró en McAfee, que huyó de Belice, cruzó ilegalmente la frontera con Guatemala y fue detenido después de que un reportero y un fotógrafo revelaran inadvertidamente su escondite. McAfee admitió que cuando las autoridades se disponían a extraditarlo a Belice fingió un ataque al corazón y fue deportado a Estados Unidos, una saga que desencadenó un frenesí mediático mundial.

Nunca se le acusó formalmente de la muerte de Faull y explicó que su decisión de huir no era una admisión de culpabilidad, sino más bien el producto de su miedo a que la unidad de supresión de bandas de la policía de Belice lo torturara y matara una vez que lo tuvieran detenido. Dean Barrow, entonces primer ministro de Belice, llamó a McAfee “loco”.

En los años posteriores a su salida de Belice, McAfee se volvió cada vez más errático. En una parodia de vídeo de YouTube de 2013 sobre cómo desinstalar el software de McAfee -un programa que afirmaba haber llegado a detestar, alegando que sus sucesores lo habían arruinado-, McAfee se identifica como un “millonario excéntrico” y ofrece un tutorial mordaz deslenguado mientras prende fuego al dinero para encender su cigarro, esnifa cocaína falsa, jura profusamente y retoza con jóvenes núbiles.

Al final, declara que ha encontrado la solución para desinstalar el software. Se levanta, saca una pistola y dispara al portátil.

Soy un loco para algunas personas porque no sigo las reglas normales”, dijo a “20/20” de ABC en 2017.

McAfee presumió de su anómala vida sexual, alardeando de relaciones con trabajadoras sexuales y adolescentes. “Gravito hacia los parias del mundo”, envió un correo electrónico a un reportero de la revista Wired para un perfil publicado en 2013. “Las prostitutas, los ladrones, los discapacitados, por alguna razón siempre me han fascinado estas subculturas”.

Durante años, también había presumido de su negativa a pagar impuestos, alegando su creencia libertaria de que está mal obligar a la gente a hacerlo. Hizo una carrera quijotesca para la nominación del Partido Libertario a la presidencia de Estados Unidos en 2016.

A pesar de sus crecientes problemas legales, McAfee se reinventó a sí mismo y encontró seguidores como experto en tecnología y promotor de la criptomoneda, una forma de dinero digital. Se presentó como un gurú de la ciberseguridad, advirtiendo sobre los peligros que presentaban los hackers, e hizo apariciones pagadas en conferencias y en la televisión.

En marzo de 2019, cuando un tribunal de Florida le ordenó pagar 25 millones de dólares en una demanda por homicidio culposo presentada por el patrimonio de Faull, McAfee anunció en Twitter que no pagaría y calificó el fallo de “juego de extorsión legal dirigido a la clase rica de Estados Unidos.”

Ese mismo año, los fiscales de Tennessee -donde vivía tras regresar de Guatemala- le acusaron de ocultar propiedades y otros activos al fisco. McAfee y su esposa Janice se embarcaron rápidamente en su yate, el Great Mystery, y viajaron de puerto en puerto por el Caribe.

Tras ser detenido en la República Dominicana por llevar armas de alto calibre, munición y equipo de tipo militar, contrató a abogados locales que consiguieron que lo enviaran a Inglaterra. En 2020 había llegado a España, donde fue detenido y encarcelado a la espera de ser extraditado a Estados Unidos.

En marzo de 2021, los fiscales federales del Distrito Sur de Nueva York acusaron a McAfee y a su guardaespaldas, Jimmy Gale Watson Jr., de orquestar un esquema de “pump and dump” para estafar millones de dólares a los inversores en criptodivisas.

Alegaron que McAfee había comprado grandes cantidades de criptodivisas baratas y luego las había promocionado en Twitter con “tuits de apoyo falsos y engañosos” para inflar sus precios de mercado. Su influencia fue tal que un tuit dirigido a su millón de seguidores hizo que el precio de una criptodivisa aumentara su valor entre un 50% y un 350%. Él y Gale supuestamente ganaron hasta 23 millones de dólares que trataron de ocultar a las autoridades.

Soy la única persona en el campo de las criptomonedas que ha divulgado abiertamente las escandalosas cantidades de dinero que cobran los promotores de criptomonedas”, dijo McAfee al London Independent en 2018. “Es vergonzosamente enorme, pero es cierto. He estado recibiendo estas comisiones durante más de seis meses”.

John David McAfee nació en una base del ejército estadounidense en Gloucestershire, Inglaterra, el 18 de septiembre de 1945. Su padre, un soldado estadounidense, se convirtió más tarde en topógrafo de carreteras, y su madre, británica, trabajaba como cajera de banco. Cuando tenía 2 años, la familia se trasladó a Salem, Virginia, donde McAfee, hijo único, creció. Tenía 15 años cuando su padre, que según él era un borracho abusivo, se suicidó.

McAfee se licenció en matemáticas en el Roanoke College en 1967 y comenzó una carrera como programador. Trabajó para la NASAUnivac Xerox en diseño y operaciones de software. Se trasladó a Silicon Valley, donde su espíritu emprendedor, así como su pasión por el alcohol y las drogas recreativas, hicieron acto de presencia.

Según declaró a Wired, tomaba cocaína y se bebía una botella de whisky cada día en su mesa de trabajo de una empresa de sistemas de almacenamiento de información llamada Omex. Su primer matrimonio, con Judith Stump, terminó en divorcio, y se encontró a la deriva, sin trabajo ni amigos. Entró en Alcohólicos Anónimos, y más tarde afirmó que le había salvado la vida.

Un importante catalizador del éxito de su software antivirus fue su propia paranoia, alimentada por su destreza comercial. Denunció la terrible amenaza de los virus informáticos, a veces exagerando el peligro más allá de la realidad.

Cuando apareció el virus Michelangelo en 1991, utilizó su creciente fama para predecir el fin de los ordenadores personales en todo el mundo, una táctica que le valió críticas por exagerar la amenaza y el escrutinio por fraude. Pero también hizo que las ventas de McAfee se dispararan, ayudando a su empresa a captar la mayor parte del mercado de software antivirus.

Según admite, McAfee no estaba hecho para dirigir una floreciente empresa tecnológica.

La empresa creció tan rápido que dejó de ser agradable”, dijo al South China Morning Post en 2013. “Cuando eres el director general de una empresa que emplea a 10.000 personas, ya no puedes hacer las cosas que te gustan, que es programar”. Los problemas de personal, los accionistas y las reuniones del consejo de administración “no eran lo mío”, dijo.

Después de vender su empresa, construyó nueve casas y compró una flota de aviones y coches antiguos, así como una parcela de 200 acres en Colorado donde instaló un retiro de yoga. Inició otras dos empresas tecnológicas sin éxito.

También se sumergió en el esquí acuático y ayudó a desarrollar un nuevo deporte llamado aerotrekking, que consistía en volar pequeños vehículos a gran velocidad cerca del suelo. Un sobrino que trabajaba para él llevó a un cliente a tomar una lección y se estrelló, matando a ambos, lo que dio lugar a una demanda por homicidio involuntario de 5 millones de dólares presentada en 2008 por la familia del cliente y en la que se nombró a McAfee.

En ese momento, afirmó que la recesión mundial había acabado con gran parte de su fortuna, lo que le llevó a vender sus propiedades y a abandonar el país. Más tarde dijo que fue la demanda lo que le llevó a Belice.

En 2013, se casó con Janice Dyson, a quien supuestamente conoció tras contratarla como prostituta. “Chico, sí que vivo una vida emocionante”, dijo McAfee al South China Morning Post. “Es demasiado excitante, a veces. Pero eso ocurre si vives al límite, cosa que me gusta hacer porque ahí es donde se hacen la mayoría de los descubrimientos. Soy una persona curiosa, pero a veces me caigo. Como en Belice, fui demasiado lejos. Pero esta es mi vida. Es una historia real, y hay más de lo que el mundo sabe”.