¿Qué es el “Altar a la Patria” y por qué se ha confundido con brujería?

El emblemático Altar a la Patria en Carabobo. Foto: xolkanf / Flickr.com

 

 

Al principio de la década de los años 30, la dictadura del General Juan Vicente Gómez dispuso la construcción de un gran monumento conmemorativo en honor a los próceres venezolanos que consumaron la Independencia. Sin embargo, tras los actos realizados por el chavismo recientemente y su última y polémica obra, el emblemático “Altar a la Patria” fue objeto de confusiones en redes sociales.

lapatilla.com

Al final de la ancha avenida del paseo monumental histórico, Campo de Carabobo, más allá del popular Arco de Triunfo, se erige el Altar a la Patria, obra compuesta por diversas esculturas que representan a los destacados generales criollos que lograron la gesta emancipadora.

“En la cima de este monumento se encuentra la estatua de Simón Bolívar, el vencedor de Carabobo. Del lado izquierdo se encuentran el general en jefe, Santiago Mariño y el general en jefe, José Antonio Páez. Del lado derecho, el general Manuel Cedeño y el coronel Ambrosio Plaza”.

El Altar a la Patria es resultado del trabajo y la creatividad del artista plástico Antonio Rodríguez del Villar. Su elaboración se edificó para conmemorar el centenario de la muerte del Libertador.

Detalle de la escultura en el medio de la obra. Foto: Cortesía

 

Sin embargo, además de los héroes de Carabobo, en el Altar también se eleva una escultura curiosa, la cual se vio envuelta en un reciente debate en redes sociales que atribuía erróneamente su silueta a supuestas hechicerías relacionadas al chavismo.

En esta obra central se enaltece el mestizaje que nos representa a todos los venezolanos, a través de la figura de un caique indio que a abraza a dos individuos de razas distintas.

Vista del Altar de la Patria en 1970. Foto: Veronidae

 

Algunos incautos se dejaron guiar por las alas de cóndor que coronan a nuestro indígena e incluso llegaron a afirmar que estaba inspirado en el dios persa Pazuzu, popular por ser el símbolo de la maldad en la recordada película “El exorcista”. Pero nada más alejado de la realidad.

Estatuilla de Pazuzu, dios persa, en el Museo Louvre de París. Foto: PHGCOM