El líder supremo de Irán es inmunizado con la vacuna local antiCovid-19 “Coviran Barekat”

 

 

El líder supremo de Irán, Alí Jameneí, recibió este viernes la primera dosis de la vacuna contra la covid-19 de fabricación local COVIRAN Barekat, que fue recientemente autorizada para uso de emergencia en el país.

En una ceremonia televisada, el líder, de 82 años, explicó que aunque le habían urgido a inmunizarse antes con las vacunas importadas, cuya inoculación ya le correspondía por edad, él prefirió esperar al suero local.

“No quería recibir una vacuna no iraní. Dije que esperaría a que se produjera la vacuna dentro del país para recibir nuestra propia vacuna. Debemos honrar este orgullo nacional”, subrayó Jameneí.

COVIRAN Barekat, del tipo de virus inactivo y desarrollada por el organismo estatal Ejecución de la Orden del Imán Jomeiní, comenzó su fase 3 de estudio el pasado 25 de abril con 20.000 voluntarios.

Los investigadores de esta vacuna aseguran que tiene escasos y leves efectos secundarios y que funciona frente a las distintas variantes del nuevo coronavirus, aunque no han revelado su porcentaje de eficacia.

Más de 5,5 millones de personas, de una población superior a los 80 millones, ha recibido al menos una dosis de una vacuna anticovid en Irán, en su mayoría personal sanitario y mayores de 70 años.

Según los datos de hoy del Ministerio de Salud, en total 3.150.949 personas se han contagiado del virus desde el inicio de la pandemia, aunque más de 2,8 millones ya han superado la enfermedad, y 83.588 han fallecido.

Con el uso de COVIRAN Barekat, las autoridades persas pretenden acelerar una campaña que avanza con lentitud debido a la escasez de vacunas recibidas, principalmente la rusa Sputnik V, la china Sinopharm y la británica-sueca AstraZeneca.

Irán tiene varios candidatos vacunales y, además de COVIRAN Barekat, otros dos están en el proceso de ensayos clínicos, aunque menos avanzados: Razi Cov Pars y Fajra.

También coopera con La Habana en el desarrollo de la cubana Soberana 02, cuya fase 3 de estudio está llegando a su fin ahora en Irán y que, según Cuba, tiene una eficacia del 62 % en los ensayos clínicos.

EFE