¿Pudo usar Tomás Gimeno las dos botellas de oxígeno halladas por el “Ángeles Alvariño” para hundirse?

Tras este último hallazgo, la hipótesis de que Tomás Gimeno, el padre de las niñas de Tenerife, se suicidó tras asesinar a las menores cobra aún más fuerza. No en vano siempre ha sido la hipótesis principal con la que ha trabajado la Guardia Civil.

Por antena3.com

Las dos pequeñas botellas de oxígeno encontradas en el fondo del mar por el buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’ pueden servir para terminar de resolver el crimen de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife el pasado 27 de abril después de que hace dos semanas se encontrase el cadáver de la mayor, Olivia, de 6 años.

Las botellas, propiedad de Tomás Gimeno al igual que la otra bombona de oxígeno hallada a principios de mes, de 35 centímetros de longitud, un litro de capacidad y autonomía para de tres a 10 minutos podrían haber sido usadas por el padre de las menores para lastrar su propio cuerpo junto a un cinturón de plomo.

“Son botellas muy pequeñas, no puedes bucear con ellas mucho tiempo, de hecho nosotros las llamamos ‘biberones'”, explica a Antena 3 Noticias José Martínez-Piñero, experto en submarinismo, mientras muestras dos botellas iguales a las encontradas en el fondo del mar.

“Al lastrarte no tienes posibilidad de subir, no hay retorno; con la profundidad, Gimeno pudo haber sufrido una narcosis (alteración de la conciencia) antes de perder la vida”, añade.

“Existe la posibilidad de que usase esas botellas para respirar hasta alcanzar cierta profundidad y, una vez ahí, sufrir una narcosis”, tercia Germán Perera, otro experto en submarinismo, que señala que a la profundidad que fueron encontradas “solo se pudieron usar para ir en un sentido, no para volver”.

El cinturón de plomo, clave en el caso

Ahora, el hallazgo de ese cinturón de plomo, sostienen las autoridades, es clave para sostener la hipótesis de que Tomás Gimeno se quitó la vida.

El descubrimiento de los dos mini-tanques de oxígeno, en cualquier caso, supone un paso más en la investigación del presunto doble filicidio, pues desde que se recuperara del fondo del mar el cadáver de Olivia no había habido novedades.

El miércoles, el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, informó de que la Guardia Civil está estudiando medios alternativos para sustituir al buque del IEO y que no había que perder la esperanza de que se pudieran encontrar más indicios o pruebas del caso de las niñas de Tenerife que señalen “algo más”, como así ha sucedido.