Grupos de Ddhh piden medidas urgentes contra las torturas de las fuerzas de seguridad en Bangladesh

Foto: Harun-Or-Rashid/ZUMA Wire/dpa

 

 

Varios grupos de derechos humanos instaron este sábado a las autoridades de Bangladesh a que tomen medidas decisivas contra la supuesta tortura y el maltrato que ejercen las fuerzas de seguridad del país.

“Los organismos encargados de hacer cumplir la ley y de inteligencia en Bangladesh, incluidos la policía y los soldados adscritos a la policía civil, están acusados de manera creíble de torturar y maltratar a detenidos y sospechosos”, apuntó en un comunicado la organización Human Rights Watch (HRW).

Mediante “golpes con barras de hierro, cinturones y palos; descargas eléctricas; disparos deliberados para mutilarlos o sometiendo a la desnudez forzada”, entre otras prácticas, “cientos de personas se han convertido en víctimas de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales” en Bangladesh, agrega HRW.

En lo que va de año, el país ha registrado tres presuntas muertes a manos de torturas físicas por parte de los organismos encargados de hacer cumplir la ley y al menos 30 personas sufrieron muertes extrajudiciales, afirmó hoy en una conferencia de prensa el grupo de derechos humanos bangladesí Ain O Salish Kendra (ASK).

El pasado año, 16 de las 222 personas que fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales murieron a causa de las torturas, según ASK.

Los grupos de derechos humanos denunciaron que desde que en agosto de 2020 el Comité de la ONU contra la Tortura indicó unas recomendaciones concretas para prevenir y abordar la tortura, el Gobierno de Bangladesh no ha realizado ningún tipo seguimiento para evitarla.

Las recomendaciones de la ONU incluían declaraciones oficiales al más alto nivel de que la tortura no iba a ser tolerada y que las autoridades policiales debían poner fin a las detenciones no reconocidas.

“Durante las últimas décadas, los líderes de Bangladesh prometieron reformas, pero cada nuevo gobierno ha intensificado esas atrocidades, fomentando una cultura de abuso e impunidad entre las fuerzas de seguridad”, anotó HRW.

En este sentido, tanto ASK como HRW recomendaron varias medidas para poner fin a las ejecuciones extraordinarias y la tortura en el país, entre ellas, la garantía de transparencia en los organismos encargados de hacer cumplir la ley, el seguimiento de las instrucciones del tribunal, así como garantizar la seguridad de los familiares de las víctimas.

“Las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas y las muertes por tortura bajo custodia se han convertido en un asunto habitual” en Bangladesh, lamentó hoy en una rueda de prensa en destacado activista bangladeshí Nur Khan.

EFE