Rescatistas tienen esperanza de encontrar sobrevivientes entre los escombros del edificio colapsado en Miami

“Hay que tener esperanza. Yo estuve en Haití y sacamos a una niña siete días después. Hay que tener esperanza. Estamos haciendo todo lo posible para sacar a sus familiares vivos de allí”, dijo el jefe de los rescatistas del departamento de bomberos de Miami-Dade, Andy Álvarez, mientras luchaba por contener las lágrimas y liderar al equipo de 270 rescatistas que desde las primeras horas del pasado jueves buscan sobrevivientes entre en los escombros de la torre sur del complejo Champlain Towers, en el pueblo de Surfside.

Por Primera Hora

“Aquí estaremos hasta que haga falta”, prometió Álvarez a las decenas de personas reunidas frente al Centro comunitario de Surfside, donde inicialmente se había establecido el “centro de reunificación” del desastre provocado por el desplome del edificio de 12 pisos.

El jueves, el trabajo era desgarrador, pero posible. Los rescatistas se dividieron en turnos de cuatro horas y en dos áreas importantes: La montaña en la que habían quedado los 55 apartamentos destruidos y la parte aun en pie del estacionamiento, que está a nivel del mar. Los que estaban al aire libre tenían la labor más pesada físicamente.

Con perros entrenados para descubrir sobrevivientes, muchos de ellos de la raza labrador, y a menudo moviendo piedras con sus propias manos, los rescatistas, se ocupaban de ir removiendo cuidadosamente los escombros.

Las labores del segundo grupo eran menos duras, pero más peligrosas. El espacio donde quedaron todos los vehículos de los ocupantes de los apartamentos había sido inundado de agua (no se ha revelado su origen o si era dulce o salada). Encomendados a la suerte, tenían la misión de apuntalar lo que quedó de la estructura y abrir túneles con la esperanza de conseguir bolsillos de aire donde alguien pudiera estar atrapado.

Tres días después, al cansancio y frustración -no han encontrado a nadie vivo después de los tres iniciales en la madrugada del jueves- los rescatistas enfrentan desde ayer viernes una lluvia incesante, que por ratos es acompañada por relámpagos y sonoros truenos. Nada raro para esta época del año, pero sí una gran complicación, pues por ley deben detener toda actividad al aire libre si hay posibilidad de un relámpago a un mínimo de ocho millas de distancia. Después de cada relámpago hay que esperar media hora.

Como si eso fuera poco, desde el viernes en la mañana se registró un incendio entre los escombros.

“Ustedes pueden ver que las llamas se han expandido y se ven en varias áreas”, indicó la alcaldesa del condado Miami-Dade Daniella Levine Cava.

“Estamos haciendo todo lo posible por descubrir cuál es el punto de inicio del fuego y arreglar el problema para poder seguir adelante en la búsqueda, pero hasta ahora no sabemos dónde está. Estamos usando sistemas de detección infrarrojos (que leen las temperaturas), agua, espuma. Todas las tácticas que se conocen para contener el incendio y el humo. Hemos usado maquinaria pesada para abrir una zanja para intentar aislar las llamas y seguir con las tareas de rescate, pero hasta ahora nada ha cambiado”, detalló.

Sobre lo de que “nada ha cambiado” no solo describe lo que sucede con el incendio. También incluye la parte más dolorosa del desastre. Desde el viernes en la mañana las cifras siguen igual: 159 desaparecidos, 127 confirmados vivos y cuatro muertos.

para seguir leyendo haga clic en el siguiente link