Un informe de 2018 advertía importantes daños estructurales en el edificio que se derrumbó en Miami

Hace tres años, un ingeniero detalló una serie de problemas en el complejo Champlain Towers (AP)Hace tres años, un ingeniero detalló una serie de problemas en el complejo Champlain Towers (AP)

 

 

 

El ingeniero Frank Morabito halló abundantes grietas y desmoronamientos en las columnas, vigas y paredes del estacionamiento del condominio Champlain Towers que colapsó en la madrugada del jueves. Los rescatistas buscan a los 159 desaparecidos bajo los escombros.

Por infobae.com

En 2018, tres años antes del derrumbe del edificio del condominio Champlain Towers en Miami, un consultor halló pruebas alarmantes de “importantes daños estructurales” en la losa de hormigón bajo la cubierta de la piscina y “abundantes” grietas y desmoronamientos en las columnas, vigas y paredes del estacionamiento del establecimiento, según informó The New York Times.

El informe del ingeniero impulsó los planes de un proyecto de reparación multimillonario que iba a iniciarse en breve, pero el edificio sufrió un derrumbe en la madrugada del jueves que se cobró la vida de cuatro personas y dejó más de 150 desaparecidos.

Los funcionarios de la ciudad publicaron el informe de 2018 el viernes por la noche con el detalle de la naturaleza completa de los daños en el hormigón y las barras de refuerzo, la mayoría de ellos probablemente causados por años de exposición al aire de mar corrosivo a lo largo de la costa del sur de Florida.

Imágenes de un informe de 2018 del ingeniero estructural Frank Morabito sobre el condominio Champlain Towers South. Morabito Consultants, vía Town of SurfsideImágenes de un informe de 2018 del ingeniero estructural Frank Morabito sobre el condominio Champlain Towers South. Morabito Consultants, vía Town of Surfside

 

“Aunque algunos de estos daños son menores, la mayor parte del deterioro del hormigón necesita ser reparado de manera oportuna”, había advertido el consultor Frank Morabito sobre los daños cerca de la base de la estructura en su informe de octubre de 2018, de acuerdo a The New York Times. No brindó ninguna indicación de que la estructura estuviera en riesgo de colapso, aunque señaló que las reparaciones necesarias estarían destinadas a “mantener la integridad estructural” del edificio y sus 136 unidades.

Morabito explicó que el objetivo de su informe era comprender y documentar el alcance de los problemas estructurales que requerirían reparación o remediación.

“Estos documentos permitirán a la Junta de Condominio evaluar adecuadamente el estado general del edificio, notificar a los inquilinos cómo pueden verse afectados y proporcionar una infraestructura segura y funcional para el futuro”, agregó en su informe.

Imágenes del informe de 2018. Morabito Consultants, vía Town of SurfsideImágenes del informe de 2018. Morabito Consultants, vía Town of Surfside

 

El abogado que representa a la asociación de residentes que gestiona el edificio, Kenneth S. Direktor, dijo que las reparaciones se habían fijado para este año.

“Estaban a punto de empezar”, afirmó en una entrevista citada por The York Times, y añadió que el proceso se habría llevado a cabo de forma muy diferente si los propietarios hubieran tenido algún indicio de que la corrosión y el desmoronamiento constituían una amenaza grave.

La comisionada de Surfside, Eliana Salzhauer, expresó su disconformidad porque a su juicio se podría haber evitado el derrumbe tras las advertencias del informe. “Es molesto ver estos documentos porque la junta del condominio se hizo claramente consciente de que había problemas y parece que no se abordaron”, aseguró, según The New York Times.

Los investigadores aún no han identificado la causa del derrumbe y se encuentran a la espera de poder tener acceso completo al lugar donde los equipos de rescate continúan buscando entre los escombros a las personas desaparecidas.

Los expertos señalaron que el proceso de evaluación de las posibles causas que produjeron el colapso podría llevar meses. El mismo incluye una revisión de los componentes individuales del edificio que ahora pueden estar enterrados en los escombros, la realización de pruebas de hormigón para evaluar su integridad y un examen de la tierra que se encuentra debajo para ver si un socavón u otro hundimiento fue el responsable del derrumbe.

El edificio recientemente había comenzado un proceso de recertificación, un requisito para estructuras de 40 años de antigüedad que han soportado huracanes de la costa de Florida, las mareas de tormenta y el aire salino corrosivo que puede penetrar en el hormigón y oxidar las barras de refuerzo y las vigas de acero del interior.