Vicente Brito: Continúa la caída de índices sociales en primer trimestre de 2021

Foto: Prensa Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución

 

 

 

Cierra el primer semestre del 2021 con una preocupante caída de los índices sociales, con sus consecuencias en la calidad de vida de los venezolanos. Podemos considerar a tres de ellos como los de mayores efectos en la gente, estos son:

Caída del consumo familiar, inflación y sus efectos en la pérdida de poder adquisitivo, aumento del desempleo e informalidad.

1. Caída del consumo familiar.

Surge como una constante que ha venido afectando a la tradicional forma de los Venezolanos a cubrir sus necesidades más urgentes durante los últimos años, Observándose una reducción este semestre al comparar con el año 2020 de un 25% en el consumo familiar Los distintos análisis publicados por las organizaciones especializadas en estudiar los hábitos de consumo y las cantidades utilizadas para alimentarnos, nos indican una reducción del consumo entre 60% y 75% de alimentos esenciales como carne, leche, pescado y pollos en estos últimos 4 años. Lo cual es corroborado por los gremios que agrupan a las empresas productoras de estos alimentos esenciales, lo mismo se observa en el consumo de ropa y zapatos, así como en electrodomésticos. Igualmente no se disponen de recursos para reparaciones de los artefactos dañados o mejoras en las viviendas. Más del 80% de las familias se encuentran con ingresos por debajo del valor de la canasta alimentaria.

2. Inflación y sus efectos en la pérdida del poder adquisitivo.

No hay duda que la hiperinflación que nos afecta, es la principal causa de la perdida del poder adquisitivo observada. Este semestre se hace evidente por la incontenible hiperinflación, la cual año tras año crece en la medida que el Banco Central se ha convertido en la mayor fuente de financiamiento del gasto público. Más de un trillón de bolívares en circulación lo demuestran, observándose que las medidas adoptadas para reducir el avance inflacionario sus resultados son lesivos a los ciudadanos, al limitar su acceso a los créditos al consumo, financiamiento de viviendas, vehículos, etc.

3. Aumento del desempleo e informalidad.

El crecimiento del desempleo e informalidad es preocupante en la medida que se observa como han venido miles de empresas privadas reduciendo su actividad o simplemente cerrando, lo cual unido a la paralización de buena parte de la actividad económica pública, deja casi nula las posibilidades de generar nuevos puestos de trabajo. Se estima que unos 10 millones de trabajadores están desempleados o ejercen la actividad informal, solo tienen empleo estable unos 6 millones de los cuales 2.8 millones trabajan en los distintos organismos públicos y 3.2 millones en las empresas privadas. Se observa un preocupante éxodo de las zonas rurales y de los pueblos menos habitados hacia los centros urbanos en busca de lograr puestos de trabajo o forman parte de los millones de emigrados a otros países.

Estos índices sociales reflejan la realidad de las limitaciones que afectan a la mayoría de la población Venezolana, con sus efectos en nuestra Calidad de Vida, estando considerada Venezuela por las Naciones Unidas como uno de los países con los más bajos índices en desarrollo humano y niveles de felicidad. Lo cual obliga a los responsables de la conducción pública a buscar urgentes soluciones a la complejidad social en la cual nos encontramos.

Vicente Brito