La fe no fue suficiente para una Venezuela que se despidió de Copa América con “buenas sensaciones”

El venezolano Sergio Córdova (C) mira por el balón con el peruano Renato Tapia (L) y el peruano Miguel Araujo durante el partido de la fase de grupos del torneo de fútbol Conmebol Copa América 2021 en el Estadio Mane Garrincha en Brasilia, Brasil, el 27 de junio de 2021. (Foto por SILVIO AVILA / AFP)

 

 

 

Con un ojo en Goiania, Venezuela y Perú disputaron un encuentro con necesidades diferentes. Los pupilos de José Peseiro dependían de sí mismos para conseguir un boleto a cuartos de final, mientras que los dirigidos por Ricardo Gareca les bastaba tanto un resultado positivo como uno neutro, y las cosas les salieron como pensaron (0-1).

Lucho Suárez // lapatilla.com

Como indios defendiendo su territorio, los incas salieron a controlar el juego con un fútbol asociativo, y consiguieron hacer daño con un ataque directo, aprovechando también falencias defensivas de su rival.

Por otro lado, el técnico portugués experimentó con algunos cambios en su once, especialmente en defensa, dándole oportunidades a figuras como Mikel Villanueva y Nahuel Ferraresi, quienes estuvieron ausentes las primeras fechas del torneo tras resultar positivos por covid-19.

Pese a ello, los experimentos no son recomendables en partidos donde te juegas la vida, y quedó evidenciado los 90 minutos.

La “sufridera” comenzó temprano para los caribeños: Un descuido defensivo de la Vinotinto por banda derecha fue artífice para una internada de Gianluca Lapadula, quien llegó a linea de fondo tras recibir un pase filtrado. Posteriormente, el ariete centró raso con potencia.

En su trayecto, la esférica se paseó por el área caribeña y encontró la zurda de Yoshimar Yotún mano a mano con Wuilker Fariñez, pero el volante peruano reventó la número cinco y la envío de regreso a Lima. Se salvó Venezuela. Perú golpeó la puerta.

Jose Peseiro (Photo by EVARISTO SA / AFP)

 

 

 

Acto siguiente, Venezuela tuvo su oportunidad de abrir el marcador en dos ocasiones. Un remate envenenado de Jefferson Savarino quemó las manos del portero Pedro Gallese, quien no tuvo remedio y mandó la “bocha” lejos de su arco.

Pocos minutos pasaron, y el delantero del Atlético Mineiro volvería a ser protagonista del ataque borravino. Lo mejor de Venezuela en el encuentro.

Savarino, encendido en la ofensiva, consiguió un espacio en la zaga inca y envío un misil que fue detenido por el portero y capitán peruano, generando un rebote al costado.

El despeje del guardameta dejó en bandeja de plata la llave de gol a Sergio Córdoba, pero el delantero vinotinto falló el remate de cabeza a puerta vacía. Y cuando no marcas en situaciones tan claras… (ya saben lo que sucede).

La pesadilla venezolana: El balón parado

Andre Carrillo (Photo by SILVIO AVILA / AFP)

 

 

 

André Carrillo fue el encargado de abrir el marcador por la oncena inca.

Tras dos minutos de haber comenzado el tiempo de complemento (47′), la zaga caribeña concedió un tiro de esquina para el combinado blanquirojo. Jugada que sería fatal para los criollos.

Un enredo de la defensa borravina concedió la oportunidad para que Perú, a través de las piernas de Carrillo, destaparon “la lata”.

La pelota encontró la derecha del atacante, quien solo la empujó al fondo de arco defendido por Fariñez.

Peseiro hizo los cambios, pero no arriesgó

El técnico portugués modificó temprano sus piezas. Dio ingreso a jugadores peligrosos como Rómulo Otero, Yeferson Soteldo y Jan Hurtado. Asimismo, repuso piezas que rindieron en partidos anteriores pero que no fueron de inicio en la partida. Alexander González y José “Brujo” Martínez vieron minutos.

Sin embargo, el esquema de juego planteado por el luso no sufrió cambios. Colocó toda la carne en el asador, pero dejó que ésta se quemara en la parrillera.

Venezuela se despidió de la presente edición de Copa América quedando de última en el Grupo B.

Un torneo para reflexionar

Jugadores de Venezuela hoy, en un partido del grupo B entre Venezuela y Perú de la Copa América en el estadio Mané Garrincha en Brasilia (Brasil). EFE/Fernando Bizerra Jr.

 

 

 

La participación Vinotinto en el certamen continental dejó buenas sensaciones de cara al proceso de eliminatorias sudamericanas rumbo a la Copa del Mundo a disputarse en Catar el próximo año.

Los de José Peseiro demostraron dignas participaciones durante los primeros choques del torneo.

Con solvencia en su juego apostando por jóvenes de la liga local, añadido a la humildad del estratega portugués al reconocer la labor titánica de sus pupilos, se generó un impacto positivo en los hinchas venezolanos, quienes no tardaron en expresar su apoyo a la selección en las plataformas sociales.

La Vinotinto hizo frente a la poderosa Brasil (3-0) en el encuentro inaugural, posteriormente disputó un complicado empate (0-0) contra Colombia y previo a su eliminación luchó por una igualdad (2-2) contra Ecuador.

Las buenas actuaciones incrementaron la ilusión de poder ingresar en cuartos de final consiguiendo depender de sí mismos para conseguir su boleto a la instancia.