Ramón Peña: Falacias

FOTO DE ARCHIVO. | REUTERS/Brendan McDermid

 

De acuerdo al Monthly Oil Market Report de OPEP de este mes de junio, la actual producción petrolera de Venezuela es de 531 mil barriles diarios. Cifra que ofrece un complejo contraste con la declaración del Ministro de Petróleo, quien afirma esta semana que “La producción petrolera se ha recuperado en más de 700 mil barriles diarios”. Sin detenernos a discernir este acertijo, llama la atención que dicho funcionario, en esa misma ocasión, agrega “y pretendemos aumentarla a 1.5 millones diarios para finales de año.” Es decir, triplicaríamos la producción en apenas seis meses. Para cualquiera familiarizado con la actividad de extracción de crudos en Venezuela eso sería una hazaña épica. Pero si tomamos en consideración que, según reporte del operador de campos petroleros Baker Hughes Company, hasta el pasado mes de mayo, en Venezuela no había un solo taladro petrolero en operación, entonces estaríamos en presencia de un milagro. A título de referencia, durante la PDVSA meritocrática, en 1997 operaban 119 taladros de perforación.

Quienes han regido el país en los últimos años ostentan ya un singular acervo en esto de profecías petroleras. En septiembre de 2018 un general Ministro de Petróleo y Presidente de PDVSA, afirmaba enfático: “Planeamos aumentar la producción de petróleo a dos millones de barriles diarios para fines de 2018 y a dos punto cinco millones en el 2019.” Así lo anunciaba este militar, de reconocida idoneidad en aplacar brutalmente a jóvenes manifestantes, pero cuya pericia petrolera se limitó, y reconocemos su sinceridad, a celebrar una misa rogando que el oro negro brotara del subsuelo. Al final de su gestión, en abril de 2020,  PDVSA producía 660 mil barriles diarios.

Finalmente, no es menester comentar que el 10 de septiembre de 2012, Hugo Chávez, patriarca en esto de falacias, le declaraba a uno de sus alabanceros: “Imagínate cuando en el 2019 estemos produciendo seis millones de barriles diarios de petróleo”…