El milagro que salvó a Erick De Moura de morir en el derrumbe de Miami

Rescatistas fueron registrados este lunes al trabajar en la zona en la que se un edifico de doce plantas se derrumbó la semana pasada en Surfside (EFE)

 

Erick De Moura se despertó el jueves a eso de las 5:30 de la mañana para ir al baño. Estaba en casa de su novia -algo poco frecuente entre semana- y se dirigió a la cocina para tomar su teléfono. Fue entonces cuando vio todas las llamadas y mensajes de texto.

Por Infobae

Un texto en particular fue destacado: era de Rochelle, una supervisora del portero de su edificio en Collins Avenue en Surfside, Florida, preguntando si estaba bien.

“Dios mío, estás vivo”, le dijo Rochelle a De Moura, de 40 años, cuando respondió a su llamada.

“¿Qué quieres decir con que estoy vivo?”, respondió él aún somnoliento.

“El edificio se ha derrumbado”, dijo ella.

Erick De Moura junto a su novia Fernanda Figueiredo. Al brasileño lo salvó un partido por Copa América y haber perdido una pelota en la casa de su pareja (The Washington Post)

 

Entonces llegó la sensación de hundimiento, la confusión y la negación. Quizá se refería a que se había caído una pared o que había agua en su unidad, pensó.

“¿Qué quieres decir con que el edificio se ha derrumbado?” dijo De Moura.

Rochelle envió entonces una foto de los escombros y los restos de lo que fue su casa.

En lo que él describe como un milagro, De Moura se salvó del derrumbe de las Champlain Towers que se cobró la vida de diez de sus vecinos, con unos 150 aún desaparecidos.

“Esa noche fue inusual. Iba a salir de la casa de Fernanda para ir a mi casa a darme una ducha y morir”, dijo De Moura, refiriéndose a su novia, Fernanda Figueiredo, en una entrevista con The Washington Post.

De Moura, natural de Brasil, llevaba unos tres años alquilando un apartamento en el décimo piso. Pasaba casi todo el día en el apartamento, donde dirigía su negocio de ventas. Conocía a muchos de sus vecinos, y a menudo intercambiaba bromas, sonrisas y algún chusmerío sobre algún nuevo residente.

El miércoles, De Moura trabajó desde su casa como de costumbre, mientras una olla de feijoada, un típico guiso brasileño, se cocinaba a fuego lento. Vestido con pantalones cortos y una camiseta de fútbol de Brasil, salió de casa con el plato a eso de las 6:15 p.m. y fue a la casa de Figueiredo para ver el partido de Brasil contra Colombia con otras dos parejas y sus hijos.

Después, fueron al patio trasero a jugar al fútbol, pero supieron que la noche había terminado cuando el balón cayó al canal del patio de Figueiredo. De Moura saltó para recuperarlo y entró para acompañar a los invitados a la salida.

“La gente estaba entrando en sus coches y yo dije: ‘Yo también me voy a casa’”, narró De Moura.

Tenía una sesión de entrenamiento personal por la mañana y no llevaba su ropa. Pero Figueiredo, de 47 años, insistió en que se quedara, y tiró su ropa empapada en la secadora mientras se duchaba.

La pareja se quedó despierta un rato, charlando y bebiendo cervezas antes de acostarse después de la 1 de la madrugada. De Moura calcula que se quedó dormido unos 30 minutos más tarde, más o menos a la misma hora en que el edificio de su apartamento se derrumbó.

De Moura se despertó unas horas más tarde y fue a buscar su teléfono, acordándose de poner una alarma para la mañana.

No volvió a dormirse.

Tras enterarse del derrumbe del condominio, De Moura despertó a Figueiredo y le comunicó la noticia. Ella se estremeció y lloró mientras De Moura, aún conmocionado, se subió a su coche y se dirigió a su casa.

“No podía creer lo que veían mis ojos”, dijo. “Era increíble ver el lugar en el que habías vivido durante los últimos tres años y al que llamabas hogar simplemente, ya sabes, en el suelo de esa manera”.

Desde entonces, De Moura dice que se siente entumecido, enfadado y confundido. Todavía no ha llorado. “Me siento como si estuviera en un sueño”, dijo De Moura. “Me siento como si estuviera en una película. Estoy en una película mala”.

Se siente atraído por el lugar de la catástrofe. Ha ido dos veces al día, quedándose allí y esperando que en cualquier momento alguien le diga que es seguro volver a casa. Pero su casa ya no existe.

“Me sentía seguro allí”, dice De Moura. “Es el único lugar que conozco en Miami”.

De Moura dijo que conoce a dos de las víctimas mencionadas, una de ellas es Cassondra Stratton, cuyo marido escuchó sus gritos por teléfono mientras el edificio se derrumbaba sobre ella. Otra amiga del edificio sobrevivió, y conectaron en el hotel donde se alojan los residentes. Ella se había alojado con su familia el miércoles por la noche.

De Moura todavía está tratando de procesar lo cerca que estuvo de la muerte. Ha observado que no se ha encontrado a ninguna de las personas que vivían en las unidades situadas justo encima y debajo.

Dice que sus pensamientos son demasiado desordenados como para entender la secuencia de eventos de esa noche. Cómo todo encajó perfectamente para convencerle de que se quedara, incluido el partido de fútbol de Brasil que le llevó a la casa de Figueiredo y la ropa empapada.

“Para mí, para Fernanda, esto es definitivamente un milagro”, dijo De Moura. “Esto es un acto de Dios”.