El enigma de las enormes piedras que se mueven solas a la vista de todos

Las “rocas de vela” dejan una estela de varias decenas de metros en su enigmático recorrido
Instituto Scripps de Oceanografía

 

Son piedras voluminosas, de hasta 300 kilos, que yacen en un paraje inhóspito y desértico estadounidense conocido como el Valle de la Muerte, en California. Pero, a pesar de su tamaño y de su peso, se mueven. Y dejan tras de sí, marcadas en la tierra, las huellas de su traslado, que a veces es de decenas de metros.

Por: La Nación

Las rocas, conocidas como “viajeras” o “rocas de vela”, se encuentran en Racetrak Playa, un lago seco, de superficie plana y rodeado de montañas localizado en el lado californiano -tiene otro sector en Nevada- del Parque Nacional Valle de la Muerte, en pleno desierto de Mojave.

El misterio de su movilidad comenzó a interesar al mundo científico a comienzos del siglo XX, cuando viajeros que recorrían el valle descubrieron en sus excursiones a la zona del lago seco que las piedras habían marcado de alguna extraña manera una especie de estela en la tierra seca que daba a entender que se habían trasladado.

Conformadas por dolomita y sienita, estas rocas cayeron de las montañas circundantes -de la misma composición- a la superficie de Racetrack Playa por la fuerza de la erosión a lo largo de los años. Millones de años. Pero cómo pudieron trasladarse luego en una superficie sin pendientes de ningún tipo es algo que desveló a varias generaciones de hombres de ciencia.

La teoría de que estas piedras pudieron ser arrastradas por un grupo de hombres para avivar el misterio, algo que se analizó, fue descartada de pleno, ya que en dicho caso tendrían que haber quedado también impresas en la tierra huellas humanas, pero jamás se hallaron.

Lea artículo completo AQUÍ