Familiares de las víctimas del derrumbe en Miami visitan por primera vez la zona siniestrada

Fotografía divulgada por el Departamento de Bomberos del condado de Miami-Dade

 

 

La esperanza de encontrar sobrevivientes bajo los escombros del edificio parcialmente derrumbado en Miami se desvanece. En la última sesión informativa del domingo, las autoridades locales informaron a los familiares que el número de muertos asciende a nueve -el mismo que por la mañana- y 152 desaparecidos, levemente menor que la cifra conocida el viernes.

Por El País

Por primera vez desde el colapso de la torre residencial la madrugada del jueves, quienes esperan noticias sobre sus allegados pudieron visitar la zona siniestrada en Surfside. Los bomberos decidieron llevarlos para que vieran los avances que se han hecho en los casi cinco días de búsqueda y rescate e intentar apaciguar su angustia.

Cerca de 350 rescatistas trabajan en quitar los escombros de las 55 viviendas destruidas. Ayudados por perros, ultrasonidos, micrófonos y drones, los equipos de emergencia buscan restos humanos que les permita identificar a los desaparecidos. “Todos los que se necesitan están en el sitio, y están haciendo el trabajo, y continuamos nuestros esfuerzos para encontrar personas con vida”, señaló la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, quien agregó que las autoridades están teniendo conversaciones “muy francas” con los familiares. El domingo llegó un equipo de emergencia israelí y está previsto que hoy se sume uno de México.

“El problema no son los recursos, sino la suerte”, ha dicho en varias ocasiones el alcalde de Surfside, Charles Burkett. Como es común en esta época del año en Miami, ha habido varias tormentas eléctricas que han obligado a paralizar momentáneamente los trabajos de búsqueda para evitar poner en riesgo a los rescatistas. Hasta este sábado también hubo una serie de incendios que, por los escombros, no podían identificar su origen. El humo dificultaba la visibilidad y la respiración de los equipos de emergencia. “Los escombros caen sobre ellos mientras hacen su trabajo. Tenemos ingenieros estructurales en el sitio para asegurarnos de que no se lesionen”, ha explicado Cava.

Para continuar leyendo te invitamos a visitar el portal web de El País.